Arqueología

El tiranosaurio era sobreprotector con sus huevos

El tiranosaurio era sobreprotector con sus huevos
Huevos de tiranosaurio N+1

Parece que no fueron los pájaros quienes comenzaron a cuidar a sus huevos, sino también los dinosaurios terópodos que vivían hace al menos 80 millones de años. Incluso a la criatura más conocida de la época, el tiranosaurio. Un equipo de paleontólogos llegó a esa conclusión cuando analizaron fósiles de 15 nidos de huevos. Según los artículos publicados en Geology y Nature, el porcentaje de polluelos que salieron al mundo fue bastante alto, alrededor de un 60%. Los científicos estimaron esa cantidad mediante los fragmentos de сáscaras de huevos que se preservaron. El mismo porcentaje se observa en cocodrilos modernos o aves que cuidan su nidada y la protegen de los depredadores, según recoge la autora original de este artículo Yana Berman en N+1 y comparte Paula Dumas para Periodista Digital

Los hábitos comunes de pájaros y dinosaurios
La nidificación comunal es típica en las aves modernas. Los pájaros de la misma especie organizan nidos uno al lado de otro. Por ejemplo, en las colonias de tejedores republicanos (Philetairus socius) se anidan hasta 400 parejas de aves. Esto les facilita el cuidado de los nidos, ya que en caso de peligro, las aves pueden dar un señal de socorro y advertir a los vecinos.

Se sabe que algunas especies de dinosaurios también tenían nidificación comunal. Los paleontólogos descubrieron fósiles de tales nidadas en Mongolia y las dataron del Cretácico superior. Algunos reptiles, aparentemente, regresaron al mismo sitio de anidación a lo largo de muchos años.

Los nidos de Mongolia
Recientemente, paleontólogos obtuvieron evidencia de que los dinosaurios, como las aves modernas o los cocodrilos, protegían a sus nidos. Darla Zelenitsky de la Universidad de Calgary y sus colegas de cuatro países encontraron al menos 15 nidos y más de 50 huevos en el dicho sitio en Mongolia. Los científicos los dataron de 80 millones de años. Las nidadas encontradas, aparentemente, pertenecía a dinosaurios no muy grandes, puesto que el diámetro de los huevos en ellos alcanzó 10-15 centímetros. Para comparar, el diámetro de los huevos de avestruz fue de 12 a 15 centímetros.

Algunos de los bebés ya habían salido, y los fragmentos de las cáscaras se preservaron en el sitio. Las nidadas pertenecían a la misma temporada, según el análisis de capa delgada de roca que era común para las 15 nidadas. El sedimento de roca cayó en cáscaras rotas de huevos y las llenó. Los investigadores sugirieron que los nidos fueron destruidos durante la inundación de aguas de un río cercano. Puesto que algunos de los huevos no se rompieron, el derrame no fue catastrófico.

Terópodos cariñosos
Según la textura interna y externa de los huevos y el grosor de la cáscara, los científicos concluyeron que las nidadas pertenecían al grupo de dinosaurios terópodos. Es un gran suborden de reptiles que incluía tiranosaurios, ceratopsios y oviráptores. Por el número de fragmentos de concha, los científicos estimaron el porcentaje de polluelos que consiguieron romper el cascarón antes del derrame: fue bastante alto, alrededor de un 60%. Una cantidad parecida de bebés aparece en los nidos de aves y cocodrilos modernos que cuidan sus huevos y ahuyentan a los depredadores. Los autores sugirieron que los terópodos también cuidaban a sus nidadas. Si realmente fue así, significa que el comportamiento protector apareció por primera vez en los dinosaurios emplumados y les permitió aumentar las posibilidades de supervivencia de sus crías.

Anteriormente, científicos explicaron cómo los dinosaurios se convertieron en aves. En el estudio las edades de los dinosaurios hallados iban desde la primera infancia hasta la adultez, y en sus hocicos se mostraba el patrón de pérdida de dientes con el tiempo. El esqueleto del bebé tenía dientes pequeños y afilados, y los esqueletos adultos eran constantemente desdentados. Eso supone un cambio radical en la forma en que se creía que los dinosaurios dejaron de tener dientes para reemplazarlos por picos, y finalmente evolucionar en aves.

Video: Este gigantesco reptil volador descubierto era tan terrible como el tiranosaurio rex

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído