Vox ha difundido el vídeo del joven ganadero avícola que muestra las condiciones en las que viven sus animales

La respuesta de este ganadero a las defensoras de las «gallinas violadas» se hace viral

La respuesta de este ganadero a las defensoras de las "gallinas violadas" se hace viral
La respuesta de este ganadero a las defensoras de las "gallinas violadas" se hace viral Twitter

Una respuesta directamente proprocional a la «dimensión de la polémica». El Santuario Animal Almas Veganas y su defensa a ultranza de la separación de gallos y gallinas para evitar que estas últimas «sean violadas» por los primeros se viralizó la semana pasada con su discurso «antiespecista, transfeminista, libertario y ecologista». En esta ocasión es un ganadero avícola el que ha revolucionado las redes con un vídeo recogido por Vox en el que muestra sus instalaciones y niega que sus animales estén explotados o en malas condiciones, según recoge el autor original de este artículo 20minutos y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

En la grabación, el joven pretende responder a las afirmaciones realizadas por el colectivo Almas Veganas y mostrar las condiciones en las que viven sus animales y los cuidados que reciben. «Si mis gallinas tienen mala vida, que venga Dios y lo vea», señala.

«Hago este vídeo porque estoy un poco cabreadillo en relación al vídeo que han sacado estas dos chicas, que parece que los ganaderos somos unos explotadores animales», comienza la grabación, a lo que sigue un recorrido por la nave en la que viven las gallinas y el campo adyacente.

El joven, que muestra sus instalaciones en el vídeo compartido por la formación de Santiago Abascal, explica que él no posee gallos y que las gallinas ponen huevos todos los días, independientemente de que hayan sido montadas o no. Contesta así a los comentarios de las animalistas, que aseguraban que «los huevos son esclavitud».

«Los huevos son de las gallinas, son suyos, por eso los ponen ellas, es su menstruación. Comérselos es robárselos y financiar la esclavitud animal», decían mientras los estrellaban contra el suelo.

Asimismo, defiende que el hecho de que algunas gallinas estén desplumadas no obedece «al maltrato animal» o «a una mala vida», sino que se trata de un proceso natural en el que estos animales mudan las plumas cuando tienen un año.

Los ganaderos, «imprescindibles»
En su visita, el ganadero explica que las gallinas pasan las mañanas dentro de una nave que cuenta con un sistema de nebulización -una especie de aspersores como los de las terrazas de algunos bares- y, por las tardes, salen al campo.

«El sistema de nebulización se enciende cada cuarto de hora durante 15 segundos para que les pegue un refrescón a las gallinas. Aquí están en un jacuzzi, en una piscina», afirma.

El joven tampoco duda en dirigirse a las artífices de los vídeos del colectivo Almas Veganas para decirles que los ganaderos son «imprescindibles»: «Si no fuera por nosotros, estas chicas veganas no comerían hierba, porque para que los alimentos salgan del campo hace falta la mierda, hace falta el estiércol de las gallinas».

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído