CALENTAMIENTO GLOBAL Y CAMBIO CLIMÁTICO

El hambriento oso polar sale a cazar focas

Los "dramáticos" efectos que el calentamiento global

Los osos polares que viven en el hielo marino del Ártico están encontrando problemas para cazar las suficientes focas como para cumplir con sus altas demandas metabólicas por culpa del cambio climático.

Según un estudio publicado en la revista Science, los «dramáticos» efectos que el calentamiento global está teniendo en esa región del planeta está obligando a los osos a desplazarse a mayores distancias y dificultándoles la captura de sus presas.

«Hemos estado documentando descensos en las tasas de supervivencia del oso polar, la condición corporal y el número de población en la última década», apunta en su artículo el autor principal, Anthony Pagano, de la Universidad de California en Santa Cruz.

El estudio identifica los mecanismos que están impulsando esas disminuciones al observar las necesidades energéticas reales de los osos polares y la frecuencia con la que pueden atrapar focas.

A medida que el Ártico se calienta y se derrite más hielo marino, los osos tienen que moverse en distancias «mucho más grandes que antes», según los biólogos, lo que provoca que gasten más energía durante el verano, cuando están ayunando hasta que el hielo regrese en otoño.

Además, los investigadores encontraron que los osos polares tienen tasas metabólicas más altas de lo que se pensaba.

Cinco de los nueve osos en el estudio perdieron masa corporal, lo que significa que no estaban capturando suficientes presas de mamíferos marinos ricos en grasa, como las focas, para satisfacer sus demandas de energía.

«Esto fue al comienzo del período de abril a julio, cuando los osos polares atrapan a la mayoría de sus presas e ingieren la mayor parte de la grasa corporal que necesitan para mantenerse sanos durante todo el año».

Los investigadores monitorearon el comportamiento, el éxito de caza y las tasas metabólicas de hembras adultas de osos polares sin cachorros mientras cazaban presas en el hielo marino del mar de Beaufort en la primavera.

Los collares en los osos registraron vídeos, ubicaciones y niveles de actividad durante un período de ocho a once días, mientras que los trazadores metabólicos permitieron al equipo determinar cuánta energía consumieron los osos.

«Descubrimos que los osos polares en realidad tienen demandas de energía mucho más altas de lo que se había predicho. Deben capturar una gran cantidad de focas».

Las estimaciones de población de osos polares más recientes indican que ha disminuido en aproximadamente un 40 por ciento durante la última década, según datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

Sin embargo, hasta ahora ha sido complicado estudiar la biología fundamental y el comportamiento de los osos polares en este entorno «tan remoto y hostil».

«Ahora tenemos la tecnología para aprender cómo se mueven sobre el hielo, sus patrones de actividad y sus necesidades energéticas, para que podamos comprender mejor las implicaciones de estos cambios que estamos viendo en el hielo marino».

Curiosidades interesantes sobre los osos polares:

  1. Adaptaciones al frío extremo: Los osos polares son especialmente adaptados para vivir en el entorno ártico. Tienen una gruesa capa de grasa bajo la piel y un denso pelaje que les proporciona aislamiento térmico y los mantiene calientes incluso en temperaturas muy frías.
  2. Excelentes nadadores: Los osos polares son excelentes nadadores y pueden recorrer largas distancias en el agua. Son capaces de nadar a velocidades de hasta 10 kilómetros por hora durante horas seguidas. Utilizan sus patas delanteras para impulsarse mientras que las traseras actúan como timón.
  3. Dieta carnívora: Aunque se les conoce como osos polares, técnicamente son carnívoros. Su dieta principal consiste en focas, aunque también pueden comer peces, aves y carroneros.
  4. Depredadores tope del Ártico: Los osos polares son considerados los principales depredadores tope en el ecosistema ártico. No tienen muchos depredadores naturales aparte del hombre, aunque ocasionalmente pueden enfrentarse a morsas y, en raras ocasiones, a otros osos polares.
  5. Sentido del olfato agudo: Se cree que los osos polares tienen un sentido del olfato extremadamente agudo que les permite detectar presas a kilómetros de distancia, incluso bajo el hielo marino.
  6. Nacimiento en tierra firme: A diferencia de otros osos que suelen dar a luz en madrigueras, los osos polares prefieren dar a luz en tierra firme o en el hielo. Las madres construyen guaridas de nieve para dar a luz y criar a sus crías durante los primeros meses de vida.
  7. Vulnerabilidad al cambio climático: El calentamiento global y la pérdida de hielo marino están afectando gravemente el hábitat de los osos polares. La disminución de la capa de hielo hace que sea más difícil para ellos cazar focas, lo que pone en peligro su supervivencia a largo plazo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído