Los tobillos actúan como 'chimeneas' por las que suben las emanaciones del sudor de los pies

¿Por qué los mosquitos pican a unos y no a otros y casi siempre en los tobillos?

Las hembras de los mosquitos muestran una insaciable avidez de sangre

Vaya por delante y no hay la mínima intención en esto que las malas son las hembras.

Los únicos mosquitos que pican son las hembras.

¿La razón? Necesitan ingerir proteínas y otros nutrientes de nuestra sangre para poder finalizar la formación de sus huevos.

Y dicho esto, pican más a las mujeres embarazadas porque estás exhalan más dióxido de carbono y registran temperaturas corporales más altas. Al sudar, se emite más ácido láctico, una sustancia muy atractiva para los mosquitos y que es fácil de detectar a metros de distancia

También pican más a aquellas personas que realizan deportes al aire libre y a aquellas a las que le sudan los pies.

No pican tanto a las personas con sangre de tipo A, prefieren las del grupo 0 y las del B.

Además, suelen atacar desde que anochece hasta el amanecer aunque también pueden hacerlo a plena luz del día, sobre todo, en lugares con mucha vegetación como parques, bosques, pantanos, piscinas y en el campo en general.

Y atención juerguistas, porque a los mosquitos les atrae la cerveza y el alcohol en general. También el perfume y la colonia.

Dicho esto, subrayar que esos malditos se sienten especialmente atraídos por los tobillos y pantorrillas.

¿Se trata solamente de una extraña coincidencia, o realmente sienten una atracción irrefrenable por esta zona del cuerpo?

Es la naturaleza, porque tienen un olfato espectacular y acuden en tropel al ‘aroma’ que desprenden las bacterias que se hallan ubicadas en nuestros pies.

Por mucho que mantengamos una buena higiene, nuestra piel presenta siempre una población permanente de microorganismos en su superficie.

Además, dependiendo de la zona del cuerpo, las especies de microorganismos que se encuentran pueden variar. En los pies hay toda una flora bacteriana que emana olores característicos perceptibles por los mosquitos (y en ocasiones también perceptibles por el ser humano), que son muy atrayentes para algunas especies de mosquitos diurnos como los del género Aedes.

No importa lo bien que nos lavemos, ni si usamos o no perfumes, los mosquitos pueden detectar estos olores más allá de cualquier otro olor.

Son implacables. Con suerte, la única forma de evitar sus picaduras es usar pantalones largos, unos buenos calcetines y una generosa dosis de repelente de mosquitos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído