Proponen la creación de un nuevo acuerdo global encaminado hacia un desarrollo sostenible y saludable

La biodiversidad al ‘filo del abismo’: El mundo perdió 68% de los animales en menos de 50 años

El informe Índice Planeta Vivo 2020 ha informado que la biodiversidad en los bosques tropicales de Sudamérica se redujo un 94%, la subregión más crítica del mundo

La biodiversidad al 'filo del abismo': El mundo perdió 68% de los animales en menos de 50 años

El 2020 continúa revelando malas noticias, es que las poblaciones de vida silvestre se han reducido en más de dos tercios en menos de 50 años, según un importante informe del grupo conservacionista WWF.

En el informe han publicado que este «descenso catastrófico» no muestra signos de desaceleración.

Advierten que la naturaleza está siendo destruida por los humanos a un ritmo sin precedentes.

La vida silvestre está «en caída libre» a medida que se queman los bosques, exista la pesca de arrastre y se destruyan las áreas silvestres, ha dicho Tanya Steele, directora ejecutiva de WWF.

«Estamos destruyendo nuestro mundo, el único lugar al que llamamos hogar, arriesgando nuestra salud, seguridad y supervivencia aquí en la Tierra. Ahora la naturaleza nos envía un SOS desesperado y el tiempo se acaba».

El informe analizó miles de especies de vida silvestre diferentes monitoreadas por científicos conservacionistas en hábitats de todo el mundo.

Registraron una caída promedio del 68% en más de 20.000 poblaciones de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces desde 1970.

“El IPV hace un seguimiento de la abundancia de casi 21.000 poblaciones de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios en todo el planeta. Con datos de 4.392 especies, el índice global 2020 muestra un descenso medio del 68 por ciento de las poblaciones a lo largo de 46 años. Este cambio porcentual no representa el número de individuos muertos, sino el cambio proporcional de las magnitudes de las poblaciones animales estudiadas”, cita en informe.

Marco Lambertini, director general WWF Internacional, señaló que mientras el mundo se tambalea por la alteración global más profunda de su vida, el Informe Planeta Vivo de este año proporciona una evidencia inequívoca de que la naturaleza se está desmoronando y que el planeta está mostrando claras señales de advertencia.

“La destrucción de la naturaleza por parte de la humanidad está teniendo impactos catastróficos tanto para las poblaciones de fauna y flora salvajes como para la salud humana. La Covid-19 es una clara manifestación de nuestra relación rota con la naturaleza y destaca la profunda interconexión entre la salud de las personas y el planeta”, indica Lambertini.

No obstante, el informe indica que aún es posible revertir la curva de la pérdida de biodiversidad, al igual que detener y cambiar la tendencia provocada por la alteración en los usos del suelo.

“Necesitamos lograr la transición a una sociedad y un sistema económico que valore la naturaleza y reequilibrar nuestra relación con el planeta para preservar la diversidad de vida y permitir una sociedad justa, saludable y próspera”, ha dicho Lambertini.

El Índice Planeta Vivo plantea que los líderes del mundo deben embarcarse en un nuevo acuerdo global para la naturaleza y las personas encaminado en un desarrollo general sostenible y saludable. “Para lograrlo será necesario un liderazgo sólido y que todos pasemos a la acción”.

¿Cómo se mide el declive de la naturaleza?

Medir la variedad de toda la vida en la Tierra es complejo, con varias medidas diferentes. En conjunto, proporcionan evidencia de que la biodiversidad se está destruyendo a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad.

Este informe en particular utiliza un índice de si las poblaciones de vida silvestre están aumentando o disminuyendo. Pero no dice el número de especies perdidas o extinciones.

Las mayores disminuciones se dan en áreas tropicales. La caída del 94% para América Latina y el Caribe es la más grande del mundo, impulsada por un cóctel de amenazas a reptiles, anfibios y aves.

«Este informe analiza el panorama mundial y la necesidad de actuar pronto para comenzar a revertir estas tendencias», señaló Louise McRae de ZSL.

Los datos se han utilizado para el trabajo de modelado para ver qué podría ser necesario para revertir la disminución.

Una investigación publicada en la revista Natures sugiere que para cambiar el rumbo debemos transformar la forma en que producimos y consumimos alimentos, incluida la reducción del desperdicio de alimentos y el consumo de alimentos con un menor impacto ambiental.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído