El proceso biológico de este pequeño animal tiene una influencia importante en nuestro clima global

Cómo los krill ayudan en la absorción de CO2 de la atmósfera

Este estudio proporciona la primera estimación de cuánto carbono pueden extraer y almacenar grandes enjambres de krill antártico durante el proceso de muda.

Cómo los krill ayudan en la absorción de CO2 de la atmósfera
Un krill PD

Los krill son un importante aliado para mantener el equilibrio de la naturaleza.

Los grandes enjambres de krill en el Océano Austral podrían ayudar a eliminar carbono adicional de la atmósfera, de una manera que actualmente está «oculta» en los modelos globales.

Los científicos sabían que los gránulos fecales ricos en carbono que produce el krill se hunden en la columna de agua y pueden transferir carbono de la atmósfera a las profundidades del océano.

En este estudio, un equipo de British Antarctic Survey descubrió que la muda del krill  podría duplicar la cantidad de carbono eliminado.

El krill antártico (Euphausia superba) es la dieta principal de ballenas, pingüinos y focas y constituye una de las concentraciones más altas de biomasa animal en los océanos del mundo, con más de 150 millones de toneladas estimadas.

Este estudio proporciona la primera estimación de cuánto carbono pueden extraer y almacenar grandes enjambres de krill antártico durante el proceso de muda.

La eficiencia de este proceso tiene una influencia importante en nuestro clima global.

Clara Manno, ecóloga marina de British Antarctic Survey, afirmó que: «Esta es una noticia emocionante porque casi duplica la estimación anterior de la cantidad de carbono atmosférico que el krill transporta a las capas profundas del océano. Nuestro estudio revela que grandes enjambres de krill podrían eliminar una cantidad significativa de carbono de la atmósfera. En todo el océano, el krill transfiere 0,3 millones de toneladas de carbono al día, lo que equivale a las emisiones domésticas diarias de CO2 del Reino Unido».

El equipo trabajó en el norte del mar de Escocia, ubicado en el sector atlántico suroeste del océano Austral, donde se encuentra más del 50% de todo el krill antártico.

Recolectaron mudas de krill durante un año utilizando una trampa amarrada cerca del lecho marino.

«El krill son crustáceos realmente inusuales en la muda con tanta frecuencia», dijo el coautor y ecólogo profesor Geraint Tarling. «De hecho, renuevan su exoesqueleto cada 10 a 14 días, liberando los viejos para que se hundan hacia el fondo del mar y se lleven carbono.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído