Los científicos analizaron el plumaje en 249 especies de aves cantoras del Himalaya

Cómo se protegen las aves de alta montaña del frío extremo

Las aves de cuerpo más pequeño, que pierden calor más rápido que las aves más grandes, tienden a tener plumas más largas

Cómo se protegen las aves de alta montaña del frío extremo
Ave del Himalaya PD

La evolución y adaptación animal al entorno sigue sorprendiendo a los investigadores.

Un examen de cientos de miles de aves ha revelado que las especies que viven a gran altitud han evolucionado para tener más plumón esponjoso, como el usado en los abrigos, y más aún si son pequeñas.

Utilizando la colección del Smithsonian Institute de 625.000 especímenes de aves, Sahas Barve, miembro de Peter Buck en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, dirigió un nuevo estudio para examinar las plumas en 249 especies de aves cantoras del Himalaya.

Los datos apuntan a que las aves que viven en elevaciones más altas tienen más del plumón esponjoso (el tipo de plumas con las que los humanos se rellenan las chaquetas) que las aves de altitudes más bajas.

El estudio también encuentra que las aves de cuerpo más pequeño, que pierden calor más rápido que las aves más grandes, tienden a tener plumas más largas en proporción a su tamaño corporal y, por lo tanto, una capa más gruesa de aislamiento.

Encontrar un patrón tan claro en tantas especies subraya la importancia de las plumas para la capacidad de un ave de adaptarse a su entorno y sugiere que sumar puede ser una estrategia común a todos los pájaros cantores o paseriformes como los conocen los investigadores.

Además, descubrir que las aves de ambientes más fríos tienden a tener más plumón podría algún día ayudar a los investigadores a predecir qué aves son más vulnerables al cambio climático simplemente estudiando sus plumas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído