Merelize Van Der Merwe

Mata una jirafa, posa con su corazón y asegura que así ayuda a las especies en peligro de extinción

Asegura que planea usar la piel de la jirafa como alfombra

Mata una jirafa, posa con su corazón y asegura que así ayuda a las especies en peligro de extinción
Jirafa. PD

Un personaje de armas tomar esta Merelize Van Der Merwe.

Una cazadora sudafricana publicó en su cuenta de Facebook imágenes en las que aparece posando con el corazón de una jirafa que acababa de matar, describiendo su trofeo como un «gran regalo» por San Valentín.

«¿Alguna vez se han preguntado cuán grande es el corazón de una jirafa?», cuestionó Merelize Van Der Merwe el 14 de febrero junto a las fotografías. La publicación ha provocado indignación y muchas críticas contra Merelize, por lo que incluso se han abierto campañas para que la red social elimine la cuenta de la mujer, a quien califican como un «monstruo».

En declaraciones al diario británico Mirror, Van Der Merwe, de 32 años, relató que su esposo pagó unos 2.100 dólares para que ella pudiera cazar a la jirafa y que planea usar la piel del animal como alfombra.

Además, restó importancia a las críticas recibidas, sosteniendo que matar a un ejemplar de 17 años de edad como ese en realidad ayuda a salvar a las especies en peligro de extinción en Sudáfrica y que las «únicas personas que protegen a esos animales son los cazadores de trofeos».

Merelize, que ha matado a unos 500 animales, incluidos leones, leopardos y elefantes, dijo que publicó la foto con el corazón de la jirafa para burlarse de la «mafia» de los defensores por los derechos de los animales.

Asimismo, la mujer afirmó que la muerte de la jirafa «creó trabajo para 11 personas ese día» y «mucha carne para los lugareños».

CURIOSIDADES DE LA JIRAFA

  • Los embarazos de las jirafas duran más de un año
    El período normal de gestación de las jirafas puede llegar a durar hasta 15 meses.
  • Las crías de jirafa nacen cayéndose
    Las jirafas hembra dan a luz de pié. Sus crías tienen que soportar una bienvenida al mundo en absoluto delicada –como hizo la cría de April– con una caída de más de 1,5 metros al suelo nada más nacer. Estas pequeñas pueden ponerse en pié en cuestión de media hora y correr junto a sus madres a las 10 horas de nacer.
  • No hay consenso científico
    La falta de acuerdo entre los científicos no resulta de ayuda para la difícil situación de las jirafas, y de hecho hace que estos animales sean más difíciles de clasificar. Hasta hace poco, el consenso era que existe una única especie de jirafa con varias subespecies —April es una jirafa somalí o reticulada, una de dichas subespecies—. En 2016, un equipo de científicos publicó un estudio que argumentaba que las diferencias genéticas entre las poblaciones de jirafas indicaban la existencia de al menos cuatro especies distintas de jirafas.
  • Las jirafas son veloces
    Probablemente sepas que las jirafas son los mamíferos más altos del mundo gracias a sus altísimas patas y a sus largos cuellos. Solamente las patas de una jirafa superan en altura a muchos humanos: miden aproximadamente 1,80 metros. Pero también son increíblemente rápidas: pueden correr a una velocidad de hasta 56 kilómetros por hora en distancias cortas –más rápidas que Usain Bolt– y en distancias largas pueden circular cómodamente a 16 kilómetros por hora.
  • Las jirafas tienen lenguas largas
    Las jirafas aprovechan bien su altura para buscar hojas y brotes en las copas de los árboles, inalcanzables para muchos animales (las acacias son sus favoritas). Las jirafas también tienen lenguas increíblemente largas, como demostró April en su vídeo viral. Sus lenguas de hasta 53 centímetros les ayudan a arrancar las hojas de sus ramas y también en el proceso de dar a luz.
  • Las jirafas comen todo el tiempo, pero apenas beben
    Las jirafas están comiendo la mayor parte del tiempo, y como las vacas, regurgitan el alimento y lo mastican como un bolo alimenticio. Una jirafa puede comer semanalmente cientos de kilogramos de hojas y necesita viajar durante kilómetros para encontrar suficiente comida. La estatura de la jirafa también puede ser una desventaja: beber en un abrevadero es una tarea difícil y peligrosa para las jirafas. Para hacerlo, deben extender sus piernas e inclinarse en una posición extraña que las vuelve vulnerables a depredadores como los grandes felinos de África. Las jirafas solo necesitan beber una vez cada varios días, ya que obtienen la mayor parte del agua que necesitan de las plantas que consumen. Por lo tanto, una jirafa en cautividad que se alimenta de heno necesitará más agua que aquellas en estado salvaje.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído