Nunca dejar de fumar fue tan fácil

Nunca dejar de fumar fue tan fácil

Dejar de fumar, ese reto que todos los fumadores se han propuesto alguna vez en su vida y pocos han conseguido. La ley antitabaco que ha introducido restricciones al humo en lugares públicos y centros de trabajo ha conseguido reducir este nocivo hábito, pero todavía siguen contándose por millones a las personas colgadas del cigarrillo. Así pues, si las prohibiciones no funcionan, habrá que idear otros métodos para que los fumadores dejen de serlo. Esto es lo que ha hecho Pfizer Consumer Healthcare, una de las divisiones del grupo multinacional lider en la industria farmacéutica Pfizer.

Tres siglas: RHD. Reduce hasta dejarlo. Métodos para dejar de fumar hay muchos en el mercado, pero la novedad del procedimiento de Pfizer es que va dirigido a las personas que no consiguen desarrollar esa fuerza de voluntad imprescindible para conseguirlo. Habitualmente, estos métodos dan por hecho que la persona que se propone dejar este hábito es lo suficientemente fuerte como para finalizar con éxito. Pero esto no es así. Sólo el 14% de los fumadores están preparados para dejarlo drásticamente, mientras que el 24% conseguirían abandonar los cigarrillos si lo hacen paulatinamente, reduciendo la dosis de forma progresiva. Por ello el método de Pfizer tendría más efectividad objetiva.

Los creadores de este método, un grupo de especialistas en tabaquismo, certifican que el RHD cuenta con el aval del Ministero de Sanidad. El doctor Carlos Jiménez, neumólogo especializado en Tabaquismo y Responsable de la Unidad de Tabaquismo de la Comunidad de Madrid; y Antoni Baena, Psicólogo especialista en tabaquismo y Director del Instituto de Investigación en Tabaquismo, son los autores de este sistema que facilita la liberación del tabaco.

Para el psicólogo Baena, las claves para dejar de fumar son:

«Las claves para dejar de fumar consisten en estar motivado, aprender conductas nuevas, consultar a un profesional de la salud si es necesario y en utilizar correctamente la medicación».

Lo primero que tiene que hacer el fumador cuando se encomienda a este método es reducir su consumo de cigarrillos al 50%. La primera prueba de fuego es la más complicada cuando se intenta hacer de la noche a la mañana; pero con RHD la filosofía es hacerlo poco a poco. En esta primera fase el fumador debe ir sustituyendo los cigarrillos que menos disfruta por chicles Nicorette 2mg durante 6 semanas. Luego, deberá mantenerse en esta reducción o incluso reducir más.

El paso final es abandonar el tabaco definitivamente al cuarto mes del proceso. Pero todavía no se puede decir que el ex fumador ha conseguido su objetivo hasta que no abandona los chicles. Esto debe ocurrir dos meses después, al sexto mes de haber comenzado el método. En este momento, la persona que se ha sometido a este procedimiento puede sentirse orgulloso por haberse desintoxicado, en sólo medio año, del tabaco.

El doctor Carlos Jiménez concluye que:

«Numerosos estudios clínicos avalan que el método RHD es eficaz, fácil y seguro. A diferencia de la mera reducción de cigarrillos -sin método y sin chicles de nicotina-, el método RHD es más eficaz porque evita el fenómeno de la compensación que es cuando de manera involuntaria se hacen caladas de mayor profundidad y con mayor presión en los poros de la boquilla».

Con estas expectativas, quien intente dejar de fumar lo tendrá más fácil. Pero, claro, para conseguirlo hay que querer. Suerte a todos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído