Un niño con sobrepeso será un adulto obeso

Un niño con sobrepeso será un adulto obeso

(Saludpress).- En España el 14% de las personas entre 2 y 24 años padecen obesidad, una epidemia que va en aumento. Durante muchos años en nuestro país se asociaba el ‘estar gordito’ con estar sano. Nada más lejos de la realidad. Los pediatras insisten en que un niño con exceso de peso tiene mucho riesgo de convertirse en un adulto obeso.

La doctora Lucrecia Suárez, coordinadora del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP), explica los peligros de la obesidad infantil:

«La obesidad es un fenómeno progresivo que puede dar lugar a serias consecuencias en la salud de los niños si no se adoptan las medidas preventivas o terapéuticas necesarias. Así como hemos conseguido reducir el número de consultas porque los padres consideraban que su hijo estaba delgado, debemos ahora poner tonos nuestros esfuerzos en concienciar a los padres sobre la importancia del sobrepeso y la obesidad y sus posibles consecuencias».

Parte de la solución pasa por concienciar a la población sobre su importancia y las complicaciones que puede provocar. La doctora destaca:

«Afortunadamente en nuestro país hay una corriente general en este sentido. Pero aún estamos lejos de conseguir este objetivo. Normalmente, cuando un niño es obeso, la familia también es obesa. Si los padres mismos no calibran la gravedad e importancia que puede tener el sobrepeso, es difícil que vayan a hacerlo con el niño».

La obesidad infantil a largo plazo tiene múltiples consecuencias como: enfermedad cardiovascular, la aparición de ciertos tumores, alteraciones endocrinas y sobrecarga para el sistema osteoarticular, entre otros. Según la doctora,

«La obesidad infantil va a tener las mismas consecuencias que la obesidad en adulto pero aumentadas. Un niño que es obeso desde pequeño va a estar mucho más tiempo sometiendo al organismo a todos los aspectos negativos que tiene el sobrepeso».

En el Día Mundial de la Infancia, que se celebra hoy para conmemorar la fecha en la que se aprobó la Declaración de los derechos del niño, la Asociación Española de Pediatría insiste en la importancia de la prevención de esta pandemia, considerando que la lucha contra la obesidad infantil, que es lo mismo que decir contra la obesidad del adulto, hay que basarla en la prevención.

Para sentar las bases de la prevención, debemos centrarnos en promover la lactancia materna durante los 6 primeros meses y favorecerla mediante las oportunas medidas de apoyo a la maternidad; ir incorporando de forma paulatina y equilibrada los distintos alimentos sólidos; establecer las 4 comidas principales sin olvidar la gran importancia que tiene el desayuno en la edad escolar y en la adolescencia; desaconsejar el consumo de bebidas azucaradas y refrescos que muchas veces están a disposición de niños y adolescentes en los centros escolares; promover el consumo de verduras, legumbres y frutas; limitar la administración de grasas, mantequillas, pizzas, bollería industrial y redescubrir la llamada ‘dieta mediterránea’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído