Una dieta para rendir al máximo sobre la pista

(PD/Agencias).- El deporte intenso puede llegar a suponer una pérdida de 450 calorías por hora. Esto nos da idea del gran desgaste energético que puede acarrear una jornada en la pista de tenís o en el mar. He aquí unos consejos y recomendaciones para contrarrestar dicho desgaste y evitar las posibles ‘pájaras’ provocadas por un esfuerzo desmedido:

El desayuno, imprescindible
Si es importantísimo no saltárselo nunca, mucho menos antes de realizar una actividad física intensa. El ayuno puede provocar desfallecimientos, mareos y, por supuesto, un menor rendimiento en la pista. Aunque debe ser abundante, no es recomendable incluir ingredientes como beicon o huevo fritos (son grasas de absorción lenta que provocan pesadez). Resulta mejor opción alimentos más fáciles de digerir como: fruta, cereales, galletas, yogures, muesli, tostadas, leche, mermelada, zumos…

Picar entre horas
Es fundamental incluir algunas provisiones en la mochila que ayuden a recuperar fuerzas: barritas energéticas, alguna pieza de fruta (plátano, manzana…), un puñado de frutos secos…

Agua, siempre a mano
A veces la sensación de frío o de cnasancio hace que no sintamos la necesidad de beber agua. Pero es fundamental ingerir líquido aunque no se tenga sed (para recuperar el que se ha perdido con el ejercicio). Así, es bueno beber un poco de agua (o zumos, bebidas isotónicas…) cada 20 ó 30 minutos.

Comida sí, pero con mesura
A la hora de la comida hay que evitar los platos copiosos si se tiene idea de seguir esquiando después. Mejor tomar alimentos de fácil digestión y hacerlo con mesura ya que la cena sí será más abundante.

Hidratos de carbono para cenar
Es conveniente que la cena sea rica en hidratos de carbono (esenciales para recuperar el tono muscular). También vienen muy bien las sopas y caldos, ya que reconfortan y proporcionan sales minerales al organismo. Asimismo, son apropiadas las ensaladas con ingredientes como atún, pollo o huevo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído