La devaluación de la marca

El director general de FARMAINDUSTRIA, Humberto Arnés, puso hoy de manifiesto el valor de la marca farmacéutica, asegurando que representa el compromiso y el esfuerzo del sector con la investigación y el desarrollo, pero lamentó que la marca sea uno de los elementos más apreciados y apoyados por la sociedad y las instituciones, y que en el caso del medicamento no goce del mismo reconocimiento.

En el VII Encuentro de la Industria Farmacéutica celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, patrocinado por la FUNDACIÓN FARMAINDUSTRIA bajo el título “El compromiso del sector con la sociedad: responsabilidad social e innovación y marcas farmacéuticas”, el director general de FARMAINDUSTRIA afirmó que la marca farmacéutica es lo que permite trasladar a la sociedad el resultado de una actividad intensiva en investigación, y atribuyó la denostación que está sufriendo en España, en parte, a la ausencia de políticas que reconozcan la innovación que lleva a cabo este sector y que favorecen el consumo de productos farmacéuticos exclusivamente por su menor precio.

Así, insistió en que los valores que representa la marca farmacéutica frente a la prescripción por principio activo son, sobre todo, el de la garantía, identificación y confianza, y recordó que las sociedades modernas acompasan el progreso con la presencia de nuevas marcas y la consolidación de las existentes, de manera que el consumidor pueda reconocer e identificar con claridad mediante la marca todo tipo de productos y servicios.

En este sentido, criticó la polí¬tica que están impulsando algunas comunidades autónomas en favor de la prescripción por principio activo, y alertó de los riesgos de esta práctica tanto desde el punto de vista sanitario como industrial, reclamando la legitimidad de la industria farmacéutica innovadora de defender sus productos de marca y consolidar un activo que constituye un elemento diferencial para el medicamento, que no induce a confusión con otros, que encierra el valor empresarial de quien lo posee y que resulta fácil de recordar por pacientes y profesionales sanitarios.

Además, Humberto Arnés se refirió a la función sanitaria que cumple la marca farmacéutica, favoreciendo la adherencia al tratamiento y elevando la confianza que debe existir entre médico, paciente y producto a niveles muy beneficiosos para la patología tratada, asegurando que no es justificable ninguna limitación de la marca en este ámbito, pues los pacientes tienen todo el derecho a conocer los nuevos medicamentos autorizados a través de las marcas que los identifican y los distinguen de otros productos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído