Nuestras diferencias externas se explican con 500 genes identificados

Nuestras diferencias externas se explican con 500 genes identificados

(PD/EFE).- Los distintos rasgos, tonos de piel, de pelo e incluso la forma de reaccionar a la enfermedad que marcan la variabilidad de la especie humana depende de 500 genes que acaban de ser identificados. Un grupo de científicos del Instituto Pasteur en París (Francia), dirigidos por el español Lluís Quintana-Murci, ha hallado ese grupo de genes donde residen las diferencias entre los distintos grupos étnicos.

El trabajo, que se publica hoy en la revista Nature Genetics, muestra cómo la selección natural ha dado forma a la variabilidad genética entre los humanos. A lo largo del tiempo, los cambios en el genoma para adaptar el organismo a un determinado ambiente no sólo determinan el aspecto de un individuo sino que condicionan la respuesta frente a una enfermedad, asegura el estudio.

Los resultados de la investigación hacen pensar a los investigadores que entre esos 500 genes podrían estar los responsables del hecho de que los afroamericanos tengan más riesgo de padecer obesidad, enfermedades cardiacas y diabetes del tipo 2.

El trabajo partió de un «análisis exhaustivo» del genoma de 210 individuos pertenecientes a cuatro poblaciones distintas -nigeriana (con 60 individuos), europea (60), china (45) y japonesa (45)-.

El científico indicó que la diferenciación descubierta en esos 500 genes es tan grande que sólo puede ser el resultado de la selección natural o adaptación de los individuos a su medio -nutricional, climático o patogénico-.

Ese hecho confiere a los individuos «ventajas selectivas» para sobrevivir en un determinado ambiente, lo que da lugar a diferencias en el físico entre poblaciones (en la altura o el color del pelo y piel), y también en la repuesta del sistema inmunitario o en la tendencia a determinadas enfermedades.

Según Quintana-Murci, el cambio nutricional que sufrieron las poblaciones africanas que fueron llevadas a América derivó en una «mala adaptación» al entorno que podría haber resultado en el trastorno que supone el «síndrome metabólico».

De este modo, la función que desempeñaba originalmente este grupo de genes podría haber desembocado en una tendencia a la obesidad y a las enfermedades cardiovasculares superior a la del resto de poblaciones.

Junto a estos genes, los científicos han hallado una mutación que está presente en el 85 por ciento de los individuos nigerianos, y ausente entre los europeos y los asiáticos, y que podría haber conferido a los individuos africanos una protección mayor contra la malaria.

No obstante, y a pesar de las diferencias halladas en el genoma de las diferentes poblaciones, Quintana-Murci explicó que esa variabilidad no es superior a la que a veces se encuentra entre individuos, lo que «demuestra que el concepto de raza no existe».

«A nivel de genoma humano y variabilidad genética, las diferencias más importantes que se encuentran son entre individuos», dijo el investigador.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído