Zumos refrigerados pero como recién exprimidos

Zumos refrigerados pero como recién exprimidos

(PD).- Un nuevo procedimiento permite obtener zumos de naranja y mandarina pasteurizados refrigerados de calidad sensorial comparable a los recién exprimidos. La nueva técnica garantiza la estabilidad y seguridad propia de los zumos tratados térmicamente. Además consigue un ahorro energético del 30% con respecto a los procedimientos convencionales de pasteurización.

El nuevo sistema ha sido desarrollado por investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos, en Valencia.

José Vicente Carbonell, director de la investigación, confirma que «los zumos pasteurizados refrigerados obtenidos mediante este procedimiento mantienen mejor el aroma y el sabor del zumo fresco, sin detrimento de su estabilidad ni de su seguridad. Asimismo, constituye una alternativa a los tratamientos no térmicos, como las altas presiones o los pulsos eléctricos», que resultan más costosos.

El nuevo método se basa en extraer el zumo y separarlo, por centrifugación, en dos fracciones: una mayoritaria y con muy bajo contenido en pulpa, y una fracción menor, rica en pulpa, pero suficientemente fluida para su tratamiento térmico en intercambiadores de calor.

«Separadas las fracciones, cada una de ellas se somete a tratamientos térmicos de diferente intensidad, más suave en la fracción mayoritaria, donde sólo es necesario destruir los gérmenes, y más intenso en la fracción rica en pulpa, donde se ha concentrado la actividad pectinmetilesterasa (PME) que hay que inactivar», explica Carbonell.

Las enzimas PME alteran las propiedades físicas y sensoriales del zumo original.

AHORRO DE ENERGÍA

Con este procedimiento, entre el 75% y el 80% del zumo se trata a temperaturas de unos 60 grados centígrados.

«De esta forma, se destruyen los gérmenes y se mantiene el sabor a fresco en esta fracción mayoritaria, sin que aparezca el sabor a cocido que se suele manifestar a partir de los 70 grados, como se ha comprobado en los ensayos de cata», asegura el investigador.

La disminución de la temperatura supone, además, un ahorro energético del 30% respecto a los procesos convencionales de pasteurización.

La fracción pulposa, entre el 20% y el 25% restante, se pasteuriza a temperaturas entre 85-90 grados, y se mezcla en condiciones asépticas con la otra fracción antes de proceder al envasado del producto. «El sabor de la fracción mayoritaria, el zumo con sabor a fresco, domina en la mezcla final», asegura Carbonell.

El zumo así obtenido es estable desde el punto de vista microbiológico, y permanece en él una pequeña actividad PME (inferior al 10% de la inicial) insuficiente, según los expertos, para que el zumo pierda calidad durante la vida comercial de este tipo de alimentos, que se prolonga hasta los dos meses.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído