El veneno cura a los alérgicos a la picadura de las avispas

(PD).- Los alérgicos al veneno de avispas y abejas en España forman un grupo más reducido que los que sufren los estragos del polen. Pero su importancia no es menor. Cada año mueren en nuestro país entre 15 y 20 personas por una reacción muy grave a la picadura de estos insectos.

La gran mayoría de estos fallecimientos son evitables. Arantza Vega, coordinadora del comité de himenópteros de la SEAIC, recordó ayer la importancia de diagnosticar a tiempo esta alergia. El problema no puede detectarse antes de la primera picadura.

Su consejo es acudir a un alergólogo ante la aparición de reacciones poco habituales (mareos, vómitos, hinchazón extrema, ahogo…) tras la picadura de una abeja o una avispa. La mayoría de los casos se tratan en urgencias y se olvidan.

El tratamiento más eficaz es la inmunoterapia, con una vacuna que se fabrica con veneno de avispa o de abeja. «De uso hospitalario, la vacuna puede curar al 98% de las personas tratadas. Pocas enfermedades cuentan con un índice de curación tan alto», señaló Vega.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído