El estrés del torero

El estrés del torero

(Juan Miguel Núñez/EFE)).- La DHEA, conocida como «la hormona de la juventud», podría inhibir la producción de otra llamada cortisol que provoca el estrés y que en el caso de los toreros se produce en forma extrema, según el profesor Juan Carlos Illera, director del departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Illera estudia desde hace cinco años la capacidad de respuesta del toro de lidia frente a este síndrome, y ahora pretende ampliar esta investigación analizando ahora la respuesta del torero al estrés. El matador Jesús Fernández, alias ‘Jesuli de Torrecera’ va a ser el primer profesional que colabore con él.

La DHEA, cuyo nombre científico es dehidroepiandrosterona, está implicada en el proceso de regulación de la muerte celular y de ahí que sea conocida también como «la hormona antivejez» y la que, según Illera, podría paliar el estrés.

El nuevo experimento del profesor Illera, después de la repercusión que han tenido en el mundo taurino sus trabajos sobre el dolor y el estrés en los toros de lidia, tendrá como protagonista al jerezano ‘Jesuli de Torrecera’, que el próximo 29 de marzo lidiará en La Maestranza de Sevilla dos reses de la ganadería portuguesa de Palha.

Este investigador se propone «analizar el estrés del torero en diversos momentos de la jornada a través de la medición de la hormona cortisol, que es la que genera el hombre en situaciones de presión emocional».

A través de la saliva

«Se trata de un método no invasivo, ya que se hace a través de la saliva, sin necesidad de sacar sangre, sólo con masticar una celulosa con un recubrimiento plástico con sabor a limón. Y quiero dejarlo claro ya que estoy tratando de contactar con otros toreros para que la muestra sea mayor, y así salga mejor el estudio», señala el profesor.

La medición del nivel segregado de esta hormona por la saliva del torero se hará en una serie de momentos clave: «al vestirse de luces en el hotel; en la puerta de cuadrillas donde la mayoría dicen que se les seca la boca, un dato muy significativo, e incluso algunos reconocen que allí a veces no se hablan entre ellos; al término de cada uno de los tercios de la lidia, y una vez acabada la jornada».

«Es curioso -señala el investigador- pero hay más estrés en los previos que durante el ejercicio de la lidia. Como vulgarmente se dice, ‘en caliente’ duele menos, y en este sentido me han contado algunos cirujanos sus experiencias en la enfermería con toreros heridos que se dejan ‘coser’ sin anestesia por ausencia de dolor. También podremos averiguar si los toreros son personas con un mecanismo diferente de respuesta al estrés».

Los resultados de estos primeros análisis con ‘Jesuli de Torrecera’ serán comparados con el patrón elaborado con un grupo de 10 personas en situaciones normales, lo que permitirá unas primeras conclusiones del estudio.

El mismo ‘Jesuli’ ha explicado que ha aceptado colaborar en el estudio porque sus circunstancias profesionales pueden ser ideales -torero joven que se juega mucho, sometido a más presión que cualquier figura ya consagrada-, y en este sentido se prestará también al análisis de la segregación de hormonas durante sus entrenamientos con toros a puerta cerrada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído