Test de ADN para probar infidelidades

Test de ADN para probar infidelidades

(PD).- La semana pasada Identigene, una empresa de biotecnología de Estados Unidos, llevó a los supermercados los primeros test genéticos de paternidad de bajo coste. Ahora, al mismo tiempo que compran la fruta o el detergente, los estadounidenses pueden meter en el carrito un test que acabe con las dudas.

El interesado sólo tendrá que coger una muestra de saliva suya y otra de sus hijos, o de cabello, o de uñas y enviarla por correo al laboratorio a la espera de resultados.

Exlica N. Ramírez de Castro en ABC que el «kit» de recogida cuesta 30 dólares, a lo que debe añadirse un plus de 119,9 dólares por el análisis del laboratorio. En total 150 dólares, unos cien euros al cambio. La compañía augura un éxito y espera vender más de 52.000 kits este año.

Los test de paternidad llevan varios años vendiéndose en internet, pero es la primera vez que se ofrecen directamente en unos grandes almacenes y a un precio tan competitivo.

Un síntoma más de que las pruebas genéticas empiezan a popularizarse. Es el comienzo de la democratización del ADN que preconizan muchos.

El coste cae en picado
El coste de descifrar y analizar los genes va cayendo en picado y son muchas las empresas privadas que ofrecen pruebas para conocer la predisposición a padecer ciertas enfermedades como el cáncer, el infarto o la obesidad.

En internet es fácil hallar empresas americanas que ofrecen perfiles genéticos por menos de mil dólares, unos 670 euros. «23andMe» es una de ellas. Por esa cantidad se envía un kit casero para recoger una muestra de saliva y a cambio se ofrece conocer la vulnerabilidad a enfermar, y hasta el grado de parentesco con personajes célebres.

No es sólo una fiebre americana. Las pruebas de ADN también están en auge en España. Desde que se asomaron a la pequeña pantalla series como CSI, el término ADN dejó de ser un acrónimo extraño para instalarse en el lenguaje familiar.

Las dudas sobre la pareja son las que en España están haciendo crecer un floreciente negocio en internet. En la Red proliferan los anuncios de laboratorios españoles de análisis genético. «Económico», «Calidad y rapidez en menos de 72 horas». «Privacidad», «Máxima profesionalidad y seriedad», son los reclamos comunes.

En nuestro país los precios aún no han bajado tanto como en Estados Unidos. Pero se puede conseguir un análisis genético de paternidad por poco más de 300 euros y hasta 600 euros, como máximo.

Tampoco se pueden adquirir en un gran almacén. Sólo la empresa Lorgen se ha atrevido a comercializar un kit de paternidad en las farmacias andaluzas y al precio menos competitivo, unos 500 euros. Otro centro de genética clínica, Labgenetics, trabaja en el diseño de un nuevo kit para venderlo en farmacias a un precio más asequible.

El resto de los laboratorios, tras establecer contacto telefónico o por internet, envían al domicilio del interesado un kit gratuito para tomar las muestras de la mucosa bucal, el sudor, la sangre u otros restos orgánicos.

Las muestras de ADN son de lo más variopinto: desde el bastoncillo clásico para tomar la saliva hasta un chupete, calcetines sudados, colillas de cigarro, hilo dental o un simple cabello. La huella del ADN queda impregnada en casi cualquier superficie que entre en contacto con fluidos corporales, ya sean sudor, saliva, sangre o semen.

VÍA N. RAMÍREZ DE CASTRO en ABC

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído