Dos muertos en Castilla y León por el mal de las vacas locas

(PD).- Dos personas han fallecido en Castilla y León a causa de la enfermedad de las vacas locas. Los afectados tenían 41 y 50 años, pero aún no se han revelado sus identidades. Esta patología no había provocado ninguna víctima mortal en España desde 2005, año en el que se detectó el primer caso, cuando una mujer de 26 años falleció en Madrid por la variante humana de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

La consejera de Agricultura de Castilla y León, Silvia Clemente, ha reiterado que las dos personas fallecidas a consecuencia de la variante humana del mal de las «vacas locas» o de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob han sido producto de la ingesta de carne antes del año 2001.

La variante del mal de Creutzfeldt-Jakob es una enfermedad que afecta al cerebro y se contrae al consumir carne de vacuno con encefalopatía espongiforme bovina. Los tejidos de mayor riesgo son el cerebro, la médula espinal, los ojos, amígdalas, bazo y el intestino. Por el momento, no existe curación para esta patología, tanto en las reses como en los seres humanos. El periodo de incubación de la enfermedad es de entre cinco y diez años.

Tras conocerse estos dos casos, Juan José Badiola, director del Centro Nacional de Referencia de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, ha hecho un llamamiento a la calma. «No hay que alarmarse, porque lo más probable es que ambas víctimas pudieron sufrir la contaminación hace más de ocho años», ha explicado el experto en una entrevista a Onda Cero. Ninguno de los fallecidos era ganadero. La Junta de Castilla y León también ha trasladado a la población un mensaje de «tranquilidad». Un portavoz de la Consejería de Sanidad ha insistido en que que desde el punto de vista epidemiológico, las muertes «no tienen valor».

Sin consecuencias epidemiológicas

Estas dos muertes no tienen consecuencias epidemiológicas y desde la Consejería se siguió el protocolo establecido en estos casos como es notificar los dos casos a la red nacional y a la red europea, de acuerdo con la información de la Junta.

Sin embargo, Badiola ha advertido de que «probablemente» se detecten más casos en España del mal de las vacas locas en los próximos meses. En esa misma línea se ha expresado Alberto Rábano, jefe de la unidad de Neuropatología de la Fundación Hospital de Alcorcón (Madrid), centro de referencia de estas patologías, quien considera que no sería «raro» que aparecieran más casos, si bien ha señalado que las cifras en Europa siguen siendo «muy bajas». En España se han manifestado 719 casos de la enfermedad en animales desde 1999.

Evitar la alarma

Nada más conocerse la información, la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, y las organizaciones agrarias intentaron calmar los ánimos para que no reprodujeran, al igual que sucedió cuando se conocieron los primeros casos de la enfermedad en los animales, los temores por parte de los ciudadanos al consumo de carne de vaca. En aquella época, las ventas de carne bajaron, lo que sirvió para elevar el consumo de pescado, especialmente el congelado. La cotización de Pescanova, uno de los mayores vendedores de pescado en España, se disparó ayer y llegó a subir un 12%.

Lorenzo Ramos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores, aseguró que el mal de las vacas locas está controlada en España, ‘de modo que ya no hay animales afectados, por lo que difícilmente puede pasar a las personas’. Ramos precisó que los fallecimientos conocidos son producto de ‘negligencias del pasado’, en alusión al hecho de que la crisis de las vacas locas se inició en una época en la que se realizaban ‘una serie de prácticas de los fabricantes de piensos, que utilizaron restos de animales, lo que estaba prohibido en España’.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído