Uno de cada diez nuevos casos de Parkinson tiene menos de 50 años

Uno de cada diez nuevos casos de Parkinson tiene menos de 50 años


(PD/Agencias).-Aunque casi todo el mundo tiende a asociarla con personas de avanzada edad, el 70% de los diagnosticados de Parkinson supera los 65 años de edad, no es una enfermedad exclusivamente de personas mayores ya que el 30% es menor de 65 años, de los que un 15% tiene entre 45 y 65 años, y el otro 15% restante menos de 45 años. Además, uno de cada diez nuevos casos diagnosticados de Parkinson en España es menor de 50 años.

Las consecuencias psicológicas ante el diagnóstico de la enfermedad pueden ser muy variadas, como negación, shock, ira, depresión o aceptación, etc, tanto para la persona afectada como para su familia y entorno social. Por ello, la información, la comunicación adecuada y el apoyo psicológico tanto al enfermo como a sus familias es muy importante para ayudar a conseguir una aceptación inteligente de esta enfermedad tan compleja.

La enfermedad, además, es un mosaico de síntomas que afectan tanto al enfermo como a su entorno familiar y social. Sin embargo, también existen otros menos conocidos y que son, en su gran mayoría, de corte psicológico y cognitivo y no tanto físicos, que afectan casi tanto como los fisiológicos y en algunos casos más, principalmente en los casos más tempranos y en los más severos.

Este desconocimiento hace que el diagnóstico a veces no sea tan inmediato especialmente en jóvenes, donde la presencia de síntomas como depresión o ansiedad puede asociarse a enfermedades psiquiátricas. Otros síntomas desconocidos de la enfermedad son por ejemplo brotes psicóticos (alucinaciones y delirios), trastornos sexuales, problemas de comportamiento o déficits cognitivos.

ASOCIACIONISMO

Los jóvenes no se suelen integrar bien en la dinámica de las asociaciones de afectados de Enfermedad de Parkinson clásica de adulto, mayoritariamente compuestas por personas mayores e incluso de la tercera edad, motivo por el que la Obra Social Caja Madrid desarrolla programas para las asociaciones de afectados por Parkinson Juvenil. Gracias a ello, es posible establecer grupos de sólo jóvenes, con sus propias actividades sugerentes y atractivas, y en donde se traten los temas que realmente interesan a la población juvenil.

Especialmente prácticos resultan los grupos de ayuda mutua de afectados con sus redes extensas de amistad y de apoyo inmediato 24 horas al día que organiza, por ejemplo, la Asociación Parkinson Madrid, aunque se debe evitar la tentación del joven parkinsoniano de encerrarse en estos grupos y llegar a formar un gueto aislado de los demás muchachos. La experiencia acumulada demuestra que los monitores voluntarios suelen contactar mejor con los jóvenes afectados de Parkinson Juvenil, que los propios especialistas, como neurólogos o psicólogos.

Los objetivos de la plena inserción psicosocial en la vida cotidiana son prioritarios para la asociaciones de jóvenes afectados por la enfermedad y exigen la puesta a punto de programas multidimensionales con la implicación de padres, profesores de apoyo, psicólogo, trabajador social, fisioterapeuta, logopeda, animadores de grupos; y también de instituciones locales y estatales sanitarias, de ocio, de educación y de trabajo.

LA ENFERMEDAD

La celebración este viernes del ‘Día Mundial del Parkinson’ ha servido para poner de relieve la importancia de esta enfermedad, que sólo en España afecta a unas 120.000 personas, lo que la convierte en la segunda patología neurológica por número de afectados.

Los datos indican que cada año se diagnostican aproximadamente entre 20 y 25 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Y uno de cada diez nuevos casos diagnosticados en España tiene menos de 50 años.

A pesar de todos los avances en neurología, hoy en día se ignoran las causas de la enfermedad, por lo que tampoco se sabe cómo prevenirlo. Además, es una enfermedad que requiere mucha asistencia que, hoy por hoy, asumen completamente las familias de los afectados. Este trastorno neurodegenerativo necesita una mayor comprensión y fuertes inversiones en investigación para detener su progreso.

En este contexto la Obra Social Caja Madrid, lleva a cabo diferentes programas socio-asistenciales para mejorar la calidad de vida de estas personas y sus familiares, desarrollando en nuestro país en el último año, a través de la convocatoria de ayudas sociales, 19 proyectos relacionados con esta enfermedad, de los que se han beneficiado un total alrededor de 4.000 personas.

En lo referente al tratamiento médico, pasa por controlar los síntomas con el fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes, pues, aunque no es una enfermedad fatal, sí condiciona su existencia de forma considerable.

La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez en 1817 por el médico británico James Parkinson, que publicó un estudio sobre lo que denominó “la parálisis temblorosa”. En él expuso los principales síntomas de la enfermedad que, más tarde, llevaría su nombre

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído