¿Inventa enfermedades la industria farmacéutica?

¿Inventa enfermedades la industria farmacéutica?

(PD).- La industria farmacéutica “inventa” enfermedades a partir de procesos naturales del ser humano para vender sus productos. La tremenda acusación no parte de una pequeña ONG controlada por un grupo de «progres» bienintencionados. Sale de la boca del periodista Ray Moynihan y aparece en el prestigioso British Medical Journal.

Como ejemplo de que lo que suelen hacer los grandes laboratorios farmaceúticos, Ray Moynihan explica que, “si se reduce la cifra en que se considera anormal la presión arterial, de un día para otro muchas personas, que un día estaban sanas, amanecen convertidas en hipertensas, por lo que deben tomar medicamentos”.

Agrega que también se convierten los síntomas en problema de salud, como ocurre con el colesterol, ya que “nadie se enferma del colesterol, porque es un factor de riesgo, pero lo tratan como si fuera eso, una enfermedad”.

El periodista añade que las empresas farmacéuticas y grupos de médicos aumentan síntomas o crean dolencias por negocio, para cada nuevo mal crean una droga y así terminan medicando procesos normales como el envejecimiento, el embarazo, el parto o la infelicidad.

Dentro de las enfermedades que, según Moynihan, son inventadas se encuentran la calvicie, la timidez, la tristeza, la baja estatura, la pereza, la disfunción eréctil, la disfunción sexual femenina, el aumento de peso, la osteoporosis, la andropausia y la menopausia.

“No tiene nada de malo estar cansado de vez en cuando o subir algo de peso, porque eso hace parte de los procesos naturales, es decir, de la vida misma».

“Es un proceso complejo y bien planeado por las corporaciones farmacéuticas con el apoyo de algunos médicos y publicaciones de corte científico, que luego soportan grandes campañas de publicidad. El objetivo es el lucro por medio de la venta de medicamentos”

Añadió que en esta situación hay responsabilidad de la mayoría de los médicos que “unen síntomas, recogen datos, alimentan estadísticas y producen informes (casi siempre financiados por la industria), que luego se difunden en congresos patrocinados por esas mismas compañías”.

Moynihan recomendia “dejar de confiar en la información patrocinada por empresas farmacéuticas sobre enfermedades que tratan de catalogar la mayor cantidad de personas saludables como enfermas. Para eso se necesitan médicos justos y una comunidad informada”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído