Por una «muerte digna»

Por una "muerte digna"

(PD).- La Comisión de Ética e Investigación Sanitaria de la Junta de Andalucía comenzará el miércoles el debate sobre la ley autonómica que pretende garantizar una «muerte digna», pionera en España y una de las primeras en Europa, según ha anunciado la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero.

Montero ha señalado, en una entrevista con Efe, que el Gobierno andaluz pretende que esta ley, explicitada en el nuevo Estatuto de Autonomía, aclare «conceptos que a veces se confunden y que son radicalmente distintos» como eutanasia, suicidio asistido, retirada de tratamientos artificiales o limitación del esfuerzo terapéutico.

La primera parte de la ley, sobre la que trabaja la Comisión autonómica de Ética, definirá aquellos conceptos relacionados «con la dignidad en el proceso de la muerte».

La consejera ha matizado que este texto no regulará la eutanasia (acto para provocar la muerte) ni el suicidio asistido (ayuda a la muerte de una persona, como ocurrió con el tetrapléjico Ramón Sampedro) pues son figuras tipificadas en el Código Penal sobre las que no puede legislar un gobierno autonómico.

Lo que sí regulará será el «abanico de posibilidades» clínicas que garanticen una muerte diga y minimicen los procesos agónicos, como la limitación del esfuerzo terapéutico, que permite a un paciente no recibir tratamientos artificiales para seguir con vida, o el rechazo al tratamiento, que le faculta a desconectarse de sistemas artificiales como ocurrió con la enferma granadina Inmaculada Echevarría, quien pidió ser desconectada del respirador artificial.

Otras circunstancias que regulará la ley andaluza serán la sedación paliativa terminal, conjunto de procedimientos para afrontar los procesos agónicos, y la determinación de la muerte cerebral.

Montero ha destacado la importancia del testamento vital, documento que fija las condiciones del tratamiento médico que una persona quiere recibir en caso de enfermedad grave o de proceso agónico y que ya han suscrito 13.000 andaluces tendrá para el cumplimiento de estos derechos.

La futura ley andaluza plasmará estos derechos en el correspondiente protocolo de actuación médica y hará que prevalezca siempre «el respeto a la voluntad del paciente», según Montero.

«La ley va a clarificar conceptos; todo el mundo habla de eutanasia, cuando la gama de actuaciones es tremendamente distinta; el paradigma para nosotros fue el caso de Inmaculada Echevarría, su derecho a ser desconectada del respirador que la mantenía con vida porque le asistía ese derecho; Andalucía, como sociedad madura, marcó un ejemplo de cómo hay que abordar este tipo de cuestiones», ha apostillado la consejera.

Aunque Montero aspira a que esta ley se apruebe con el máximo consenso, es consciente de que «puede despertar controversias».

Con todo, la consejera ha matizado que existe «un gran acuerdo» en la sociedad para que estas situaciones difíciles «se regulen» y para que «se clarifiquen» los derechos que amparan al ciudadano en el momento de su muerte.

«Cada vez más nos llegan peticiones de familiares y de personas que se encuentran en esta situación que quieren que se les respeten sus derechos y que no tengan, necesariamente, que morir con dolor o pasar momentos agónicos que pueden serles indignos», ha añadido.

Montero también ha destacado que el proyecto legislativo abogará porque los cuidados paliativos se presten, «en la medida de posible», en el domicilio y no en un centro hospitalario, «algo que reclama la mayoría de pacientes, que quieren morir en su entorno y rodeados de su gente».

«Es complicado, pero el sistema sanitario va a tener que reorientar su red de cuidados paliativos para que las personas puedan morir en las condiciones que hayan elegido», ha apostillado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído