La ministra Garmendia aclara la incógnita: el Carlos III pasa íntegro a Ciencia

(PD).- Cristina Garmendia, titular de Ciencia e Innovación, manifestó en la Comisión de su área en el Senado que el Instituto de Salud Carlos III se adscribirá a su departamento sin «desmembrarlo».

Finalmente Bernat Soria, el ministro investigador, pierde una de las joyas de la corona: el Instituto de Salud Carlos III, principal entidad pública en investigación clínica. Durante su comparecencia en la comisión de Ciencia e Innovación del Senado, la ministra Cristina Garmendia destacó que se adscribirán a su departamento todos los organismos públicos de investigación, salvo el INTA e «incluyendo el Instituto de Salud Carlos III, que tiene encomendada la investigación en biomedicina y ciencias de la salud».

Como explica Loreto Mármol en Diario Médico, la cesión del instituto a la nueva cartera era inminente. El propio Soria compareció ante la comisión de su área del Congreso con la pérdida asumida (ver DM del 4-VI-2008). Pero quedaba la duda de la dimensión del traspaso y ya se ha aclarado: afecta a todo el instituto.

Francisco Javier Álvarez Guisasola, consejero de Sanidad de Castilla y León, afirmó recientemente que el área epidemiológica del Carlos III debía quedarse en Sanidad (ver DM de ayer).

En el Senado, Rosa Nuria Alexaindre, portavoz de CiU, preguntó a Garmendia cómo iba a repartir las competencias del instituto, subrayando que éste integra la Escuela Nacional de Sanidad y cuenta con un laboratorio epidemiológico, a lo que la ministra respondió: «Hemos optado por no desmembrarlo». Garmendia aseguró la «eficacia en la organización del trasvase de competencias» y reiteró que el traspaso no supondrá conflicto alguno. Es más, a su juicio, será «un ejemplo claro de sinergia integral». Tampoco mostró ninguna duda al manifestar que el Carlos III «saldrá fortalecido».

Según sus palabras, se coordinará con las líneas similares que hay abiertas en otros centros como el de Biotecnología Molecular.

Sin duda, «es una muy buena oportunidad que redundará claramente en la optimización del sistema que España tiene que liderar».

Y es que «tenemos hospitales que lideran este campo, con líneas de investigación muy interesantes».

Durante su discurso, además dejó claro que establecerá «marcos de colaboración entre centros del Carlos III y las comunidades», a la vez que desarrollará la Ley de Investigación Biomédica aprobada en 2007.

La sesión también sirvió para constatar que el pacto por la ciencia está cada vez más cerca. Los senadores populares Antonio Alarcó y Adolfo Abejó mostraron su voluntad política de llegar a acuerdos.

Ahora bien, la mayoría de los senadores coincidió en la incertidumbre.

«¿Cómo lo va a hacer señora ministra?» Fue la pregunta más repetida.

Alexaindre pidió pragmatismo y realismo «sin demagogias». Además le replicó que en su «denso discurso» echaba de menos un cronograma y le exigió que detalle el organigrama.

Organización
A esta exigencia se sumó el PP -«lo esperamos ansiosos»-, que criticó «un exceso de optimismo». «Los plazos y la hoja de ruta están más que calculados», replicó la ministra.

En cuanto al organigrama, dijo que su departamento estará integrado por un lado por la Secretaría de Estado de Universidades, con dos direcciones generales (de Universidades y del Programa de Transferencia de Conocimiento).

Por otro lado, la Secretaría de Estado de Investigación, de la que dependerá la Secretaría General de Política Científica y Tecnológica y la Dirección General de Internacionalización, que asumirá directamente el secretario de Estado.

El PP transmitió a la ministra su preocupación por el marco financiero y dudó del compromiso adquirido para esta legislatura de alcanzar la inversión del 1,5 por ciento del PIB, concretamente, «en un momento de crisis y vacas flacas». «Va a tener que emplearse a fondo para esto, ministra», advirtió Alarcó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído