Más de mil productos fueron alertados en 2008, principalmente juguetes

(PD).- Una pequeña guitarra del Chikilicuatre que se rompe fácilmente, y cuyas piezas pueden ser ingeridas por los pequeños o producir cortes, forma parte del lote de juguetes retirados este año por resultar peligrosos y que representa un 31,5 por ciento de las más de mil alertas detectadas en el mercado.

La alarma social generada en los últimos meses por la peligrosidad de varias mercancías destinadas a la infancia, uno de los sectores más vulnerables de la población, ha llevado a las autoridades del Ministerio de Sanidad y Consumo y de la Agencia Tributaria a implementar sus medidas de vigilancia en las fronteras.

Así lo indicaron hoy en rueda de prensa la directora general de Consumo y Atención al Ciudadano, Etelvina Andreu, y el director del departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, Nicolás Bonilla, que han firmado un convenio para coordinar mejor sus actuaciones en este ámbito.

Andreu ha destacado que la mayoría de las notificaciones son de productos extracomunitarios, un total de 712, lo que representa un 64,37 por ciento de todas las registradas.

De hecho, más de la mitad de las alertas del Sistema Comunitario de Intercambio Rápido de Información (RAPEX) fueron de productos procedentes de países no pertenecientes a la Unión Europea.

Si en 2004 estas notificaciones ascendieron a 334 -el 51,56 por ciento del total-, en 2007 alcanzaron la cifra de 1.412, el 63,47 por ciento de las alertas del pasado año.

Pese a que aún queda mucho por mejorar en materia de vigilancia, Andreu ha resaltado que teniendo en cuenta las alertas emitidas desde 2004 como consecuencia de controles en la frontera, España, con 29, ocupa el segundo lugar entre los países miembros, sólo superada por Finlandia, que detectó 49 irregularidades.

A su juicio, esto demuestra el esfuerzo que ya realizan las autoridades aduaneras para garantizar la seguridad de los consumidores, si bien, al amparo del nuevo convenio, las medidas se intensificarán.

Así, el Instituto Nacional de Consumo (INC) informará a Aduanas de las empresas que importaron productos alertados durante los dos últimos años, para extremar la inspección sobre las que son «reincidentes» y evitar que esquiven las directivas europeas cambiando su razón social así como otros datos identificativos.

Aduanas incluirá la identificación de los importadores «de riesgo» en sus sistemas de análisis y tendrá un lista de productos a los que exigirá el marcado CE, que tendrá que ir acompañado por otros requisitos documentales y por un dossier técnico, ya que es un logotipo fácilmente falsificable.

Las actuaciones serán supervisadas por una Comisión de Seguimiento paritaria, que programará además acciones formativas para que los funcionarios amplíen sus conocimientos sobre los requisitos exigibles a los productos importados.

Bonilla ha confesado que no pueden indagar todos los productos que entran por las fronteras españolas, porque el país se paralizaría, pero sí utilizar toda la información posible para acertar a la hora de «apostar» por qué registros llevar a cabo.

Como ejemplo, ha comentado que cada día llegan por vía marítima a España 40.000 contenedores, lo que representa en vertical cinco torres Picasso y en horizontal ochenta estadios como el Santiago Bernabeu.

Pese a estas dificultades, en los primeros seis meses de 2008 no sólo se intervinieron juguetes peligrosos sino también material eléctrico -un 12,15 por ciento de las 1.095 alertas registradas-; luminarias -11,69-; vehículos y accesorios -10,59-; artículos infantiles -9,68-; decorativos varios -6,03-; cosméticos -4,66-; otros -4,47-, y artículos de ocio y deporte -3,47-.

Productos químicos -1,74-; encendedores -1,46-; bricolaje y herramientas -0,73-; equipos de protección individual -0,64-; punteros láser -0,37-; mobiliario -0,27-; informática y accesorios -0,18-; menaje -0,18-; maquinaria -0,09- y telecomunicaciones -0,09- son los materiales que completan la lista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído