LA CERVEZA, BENEFICIOS DE UN CONSUMO MODERADO

BENEFICIOS DE UN CONSUMO MODERADO

(Dr.Bartolomé Beltrán).

1. Protección cardiovascular. El consumo moderado de cerveza reduce el riesgo de sufrir un infarto de miocardio porque reduce la coagulación sanguínea y aumenta el colesterol de alta densidad, conocido como el “colesterol bueno” o HDL.

2. Evita la retención de líquidos. La cerveza es una bebida diurética. El bajo contenido en sodio de esta bebida la hacen altamente depurativa por lo que es una bebida excelente para evitar la retención líquidos.

3. Alto contenido en fibra. El consumo moderado de cerveza supone un 17% de la ingesta actual de fibra soluble en la dieta española, siendo la bebida que presenta mayor aporte de fibra en nuestra dieta. La fibra soluble, ingerida en cantidades adecuadas, disminuye la hipercolesterolemia y la absorción de glucosa y de grasas.

4. Prevención de la úlcera gástrica. El consumo moderado de algunas bebidas como la cerveza, el vino o la sidra podría disminuir en un 17% el riesgo de infección por Helicobacter Pylori, declarado por la OMS como agente cancerígeno implicado, entre otras enfermedades, en la úlcera gastroduodenal y el cáncer gástrico.

5. Bajo contenido calórico. La cerveza sólo tiene 45 calorías por 100 ml., es decir, apenas 90 calorías por caña, y en el caso de la cerveza sin alcohol este aporte es aún menor (13 calorías por 100 ml.). Por otra parte, se ha demostrado que la famosa “curva de la felicidad” es debida a la variante de un gen que favorece la acumulación de grasa alrededor del abdomen.

6. Prevención de la osteoporosis. La cerveza es una fuente de silicio, mineral esencial para las mujeres, ya que participa en la calcificación de los huesos y favorece su desarrollo. Según los estudios realizados, un consumo moderado de cerveza aporta aproximadamente 36 ml/l. de silicio. Además, la cerveza contiene fitoestrógenos que están relacionados con el retraso de los efectos que se presentan en la etapa de la menopausia.

7. Prevención de la oxidación celular. La cerveza contiene gran cantidad de vitaminas, fundamentalmente del grupo B. La más importante es el ácido fólico, muy útil para la prevención de la anemia megaloblástica y recomendado por los médicos para las mujeres que desean quedarse embarazadas. El consumo de cerveza, de manera moderada, aporta entre un 10 y un 15% de las necesidades diarias de esta vitamina. Por otra parte, los flavonoides contenidos en la cerveza tienen una importante capacidad antioxidante en nuestro organismo.

8. Mejora del sistema inmune. El consumo moderado de cerveza, tanto en hombres como en mujeres, produce un efecto beneficioso al observarse una mejora en el sistema inmunológico. Su consumo moderado puede mejorar la respuesta inmune contra patógenos externos.

9. Enfermedades neurodegenerativas. El consumo moderado de cerveza puede disminuir uno de los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer, ya que esta bebida fermentada contiene silicio, un mineral que parece interaccionar con el aluminio, metal neurotóxico que se relaciona con la demencia y otros desórdenes neurodegenerativos.

10. Prevención de enfermedades inflamatorias. La cerveza se diferencia del resto de bebidas alcohólicas por el empleo del lúpulo como materia prima esencial. Desde la antigüedad, se han atribuido a esta planta múltiples beneficios para nuestra salud, como la actividad antibacteriana y antiinflamatoria que ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído