MENOPAUSIA

La menopausia aparece entre los 45 y 55 años y cursa con diferentes trastornos físicos y emocionales entre los que destacan sofocos, insomnio, cefaleas, cambios de humor y sequedad vaginal. Desde que una mujer empieza a notar los primeros síntomas hasta que se le retira la menstruación definitivamente pueden pasar varios años durante los cuales se debe intentar no perder salud ni calidad de vida. Para lograrlo pueden ser útiles los siguientes consejos:


(Dr.Bartolomé Beltrán).-

Mantener una vida activa física y mentalmente. Es importante hacer ejercicio físico y dejar a un lado las actividades de ocio que se realizaban antes, como por ejemplo leer, ir al cine o al teatro, conversar con amigos o salir de viaje porque ayudarán a la mujer a sentirse mejor y evitar el insomnio, la fatiga y la irritabilidad que provocan los cambios hormonales.

Seguir una dieta sana y equilibrada es ahora más importante que nunca para evitar el sobrepeso que suele acompañar a la menopausia y prevenir la osteoporosis, la hipertensión y las posibles enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones básicas para hacer de la dieta una herramienta de prevención de enfermedades son las siguientes:

Evitar las grasas de origen animal (carnes grasas, embutidos, bacón, piel de pollo o ave, mantequilla, nata, leche entera, pasteles, galletas) y sustituirlas por alimentos ricos en grasas insaturadas de origen vegetal como por ejemplo el aceite de oliva, el pescado azul y los frutos secos. Además, éstos últimos también contribuirán a reducir los niveles de colesterol.

Aumentar el consumo de vegetales, frutas y verduras en todas las comidas y moderar la ingesta de legumbres, patatas, cereales, arroz, pasta y pan.

Incluir en la dieta los lácteos que sean necesarios para alcanzar un aporte de 1.500 mg de calcio al día. Es preferible elegir productos desnatados. Además del queso, la leche y los yogures, también aportan calcio las legumbres y los frutos secos.

Moderar el consumo de sal para prevenir la hipertensión arterial.

Beber abundante líquido para mantener una hidratación adecuada. Se recomienda ingerir por lo menos un litro y medio de líquidos al día.

Hacer ejercicio físico moderado de forma regular. La actividad física es esencial para mantener la elasticidad de los músculos y cuidar los huesos. Además, también contribuirá a un mejor estado del corazón y ayudará a controlar el peso y la tensión arterial.

Evitar el tabaco, la cafeína y el exceso de alcohol porque están estrechamente relacionados con las patologías cardiovasculares, pulmonares y óseas.

Mantener una vida sexual activa será de gran ayuda para encontrarse bien física y emocionalmente. En el caso de sentir molestias, se puede compensar la sequedad vaginal con cremas lubrificantes con las que la mujer podrá disfrutar sin problemas de las relaciones sexuales.

No automedicarse con hormonas ni otros tratamientos. Debe ser el ginecólogo quien recomiende el tratamiento en caso de que sea necesario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído