MOLESTIAS HABITUALES DEL EMBARAZO

MOLESTIAS HABITUALES DEL EMBARAZO Y SU TRATAMIENTO


(Dr.Bartolomé Beltrán).-

Ardores de estómago. La presión que ejerce el útero sobre el estómago puede provocar ardores de estómago. Para prevenirlos se recomienda no comer demasiado y eliminar de la dieta las grasas saturadas porque son más difíciles de digerir. Los alimentos más indicados son las frutas, verduras y los derivados lácteos. Cocinar la carne y el pescado a la plancha ayudará a que la digestión sea más sencilla.

Vómitos y náuseas. Si habitualmente se padecen vómitos y náuseas antes de levantarse, un pequeño truco reducirá estas molestias: tomar algo sólido, por ejemplo unas almendras o una galleta, y esperar unos minutos antes de levantarse.

Estreñimiento. La mejor solución para evitar el estreñimiento es caminar media hora al día y si esta medida es insuficiente, aumentar el consumo de fibra, especialmente por la mañana. El kivi, la piña, las ciruelas o las pasas son una buena elección.

Hemorroides. Es muy habitual que durante los últimos meses de embarazo aparezca alguna hemorroide como consecuencia de la presión de la cabeza del feto. Las hemorroides son más probables cuando la mujer tiene estreñimiento por lo que es recomendable evitarlo. Una vez que la hemorroide ha aparecido, la recomendación general es realizar baños de asiento con agua templada varias veces al día y si las molestias no remiten acudir al médico para que indique el tratamiento más adecuado.

Edemas. También es bastante habitual que las mujeres embarazadas padezcan hinchazón en los tobillos, para lo que se recomienda reducir el consumo de sal y en general de todos los hidratos de carbono. También es útil descansar de lado sobre el lateral izquierdo.

Varices. El embarazo es una causa importante de varices sobre todo para aquellas mujeres que ya tienen predisposición a padecerlas. En este caso se debe caminar una hora al día y descansar de forma habitual con las piernas elevadas.

Lumbalgias. Los dolores de espalda durante el embarazo son muy frecuentes y se hacen más intensos en el tercer trimestre. Para prevenirlos se recomienda evitar las malas posturas, no levantar pesos y agacharse flexionando las piernas y sin doblar el tronco.

Flujo vaginal diferente. Los cambios hormonales propician que se altere el flujo vaginal pero en caso de que exista picor o escozor podría tratarse de una infección y se debe acudir al médico. Si este fuera el caso la paciente debe decantarse por los jabones neutros para su higiene íntima y usar compresas (por supuesto se deben cambiar con frecuencia).

En caso de que aparezca alguno de los siguientes síntomas se deberá acudir inmediatamente al médico:

* Dolor de cabeza intenso.
* Alteración de la visión.
* Visión borrosa.
* Aumento excesivo de peso.
* Hinchazón de piernas, cara o manos.
* Hemorragia vaginal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído