OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA

EMBARAZO ECLAMPSIA PREVENCIÓN


(Dr.Bartolomé Beltrán).-

Diversos estudios demuestran la efectividad de seguir ciertas pautas de prevención de la eclampsia en mujeres embarazadas que presentan pre-eclampsia. A continuación les mostramos las más relevantes.

1. Magnesio

La prestigiosa revista médica, The Lancet, se hizo eco en el año 2002 de un estudio que demostraba la eficacia del sulfato de magnesio para reducir la aparición de eclampsia y sin dañar la salud del bebé. Concretamente el tratamiento puede reducir en un 50% el riesgo de eclampsia, tal y como explicaba el estudio.

2. Calcio y vitaminas.

Tomar un suplemento de calcio durante el embarazo reduce las complicaciones de la gestación entre las que se incluye la pre-eclampsia y eclampsia. Estos datos están avalados por un estudio patrocinado por la OMS y publicado en American Journal of Obstetrics and Gynecology este mismo año. Uno de los motivos por los que se reduce el riesgo de eclampsia es que el calcio reduce la presión arterial. Además otros estudios han comprobado que la acción beneficiosa del calcio aumenta considerablemente cuando se combina con vitamina D.

3. Antioxidantes

El aumento del estrés oxidativo en la placenta está implicado en el trastorno de la pre-eclampsia, y la vitamina C, puede prevenir el desarrollo de esta patología por su gran poder antioxidante.

Así lo concluyó un estudio publicado en American Journal of Obstetrics and Gynecology que se desarrolló en febrero de 2006 y arrojó luz en un tema que hasta ahora era bastante controvertido.

4. Aspirina.

La relación entre el ácido acetilsalicílico y la pre-eclampsia se ha estudiado en numerosas ocasiones, pero ninguno de ellos había sacado conclusiones claras al respecto hasta que el Instituto de Ciencias de la Salud de Oxford descubrió que los antiplaquetarios, como por ejemlo la aspirina, están asociados con una reducción del 15% del riesgo de padecer pre-eclampsia, con un 14% de disminución de las probabilidades de muerte del bebé y con un 8% menos de riesgo de parto prematuro.

Además otros estudios relacionan a la aspirina con una menor probabilidad de sufrir abortos espontáneos.

5. Evitar el sobrepeso

En la actualidad cada día se descubren más patologías asociadas a la obesidad. Durante el embarazo también es recomendable no exceder el índice de masa corporal normal porque ese simple hecho aislado ya es un factor de riesgo de hipertensión y por lo tanto de pre-eclampsia.

Uno de los estudios que ha puesto de manifiesto esta relación es el que se publicó en el número 24 de la revista Hypertens Pregnancy en 2005.

6. Controlar el estrés

Esta es otra de las pautas que debería seguir la población en general y en especial las embarazadas porque un alto grado de estrés y ansiedad predispone a padecer pre-eclampsia, simplemente porque estar nervioso eleva la tensión arterial.

Esta hipótesis está avalada por un estudio llevado a cabo en el Rotunda Hospital de Dublín, en mayo de 2002, que demostró que las madres trabajadoras tienen un riesgo cinco veces más alto de padecer preeclampsia que aquellas que no trabajan porque están sometidas a más estrés.

7. Hacer ejercicio físico.

Hacer ejercicio es otra de las recomendaciones que se debn seguir durante el embarazo si se pretende reducir el riesgo de padecer pre-eclampsia. Concretamente, un estudio reciente del Centro Médico Sueco de Seattle ha comprobado que las embarazadas que hacen ejercicio regularmente tienen un 35% menos de riesgo de hipertensión gestacional, en comparación con las embarazadas sedentarias.

Además en el caso de las mujeres que hacían deporte desde un año antes de quedarse embarazadas las probabilidades de desarrollar esta patología son mucho menores.

No obstante, las mujeres embarazadas deben tomar ciertas precauciones a la hora de hacer deporte, tales como:

* Mantener la frecuencia cardiaca durante el esfuerzo por debajo de 140 pulsaciones por minuto
* Cuidar la hidratación
* Evitar los ejercicios de alto impacto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído