PARKINSON

RECOMENDACIONES GENERALES SOBRE EL PARKINSON


(Dr.Bartolomé Beltrán).-

1. Nutrición. Es muy importante que los enfermos de Parkinson lleven una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras y otras fuentes de vitaminas y minerales como los frutos secos, los huevos y algunos cereales. También es necesario consumir proteínas y lácteos y beber mucho líquido.

2. Metabolismo. La enfermedad de Parkinson puede modificar el modo en que el organismo metaboliza los alimentos y puede ser necesario tomar suplementos vitamínicos.

3. Medicamentos. La dieta también puede modificar el modo de actuación de los medicamentos para la enfermedad de Parkinson. Por ejemplo la levodopa se absorbe mejor en ayunas pero es recomendable tomarlo junto con alimentos para evitar las molestias de estómago. Las proteínas también influyen en la absorción de la levodopa. Concretamente retrasan la llegada del compuesto al cerebro por lo que se recomienda tomarlas por la noche para mantener una mejor movilidad durante el día.

4. Ejercicio. Un buen programa de ejercicios puede ayudar al organismo a enfrentarse mejor con la enfermedad de Parkinson. El ejercicio regular puede mantener la flexibilidad, propiciar una buena postura, conservar los músculos fuertes y las articulaciones ágiles. También puede mejorar la circulación al corazón y los pulmones y seguramente proporcionará una sensación de éxito y control sobre la enfermedad. Por otro lado practicar deporte en grupo es una buena oportunidad para establecer relaciones sociales.

5. Terapias complementarias. Las terapias complementarias pueden ayudar física y emocionalmente a los pacientes. Por ejemplo la técnica de Alexander (un método de estiramiento que estimula la relajación muscular), el yoga, el tai chi, la musicoterapia o la acupuntura son técnicas que pueden ayudar a los enfermos como parte del proceso de rehabilitación.

6. Depresión. La depresión está presente en el 40% de los pacientes con parkinson. Generalmente es intrínseca a la enfermedad y no tiene relación con el grado o duración de los síntomas físicos. Los síntomas de la depresión pueden incluir insomnio, hipersomnia, problemas de concentración, pérdida o aumento de peso, ansiedad e irritabilidad y crisis de angustia. La mejor forma de afrontar la depresión es acudir a un psiquiatra o psicólogo que establecerá la necesidad o no de medicación específica y los pasos a segur para mejorar.

7. Mantener una actitud positiva. Aunque un diagnóstico de Parkinson representa un cambio de vida, el hecho de disponer de medicamentos para tratar eficazmente los síntomas y conseguir que la enfermedad progrese lentamente, supone una esperanza. A pesar de todo es natural preocuparse por el futuro y los sentimientos de tristeza, irritabilidad y frustración son normales.

7. Hablar con otros de la enfermedad. Una de las cosas más difíciles del hecho de padecer esta enfermedad puede ser decírselo a los demás. Las respuestas negativas, como la mirada fija de extraños que no conocen su enfermedad pueden ser especialmente duras. Por eso debe ser el paciente quien decida decirles a sus conocidos que tiene la enfermedad de Parkinson. Sin embargo puede ser conveniente compartir lo que sucede con algunas personas. Es recomendable hablar abiertamente con la familia sobre los cambios que la enfermedad provoca en sus vidas y tener en cuenta que un profesional puede proporcionar asesoramiento adecuado para que tanto el paciente como sus allegados se adapten a los cambios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído