Este verano evita el corte de digestión

Este verano evita el corte de digestión


(Dr.Bartolomé Beltrán).- El golpe de agua o síncope de hidrocución es consecuencia de una entrada brusca en el agua por un cambio extremo de temperatura corporal, pero también deviene si se ingieren helados o refrescos muy fríos.

Síntomas:

Cuando se sufre un corte de digestión se siente un malestar generalizado, mareo, sudoración excesiva, palidez en el rostro y descenso del pulso.

En ocasiones también puede darse una pérdida de conocimiento y un descenso de la presión arterial y en casos extremos podría producirse una parada cardiorrespiratoria, aunque esto apenas ocurre.

Qué hacer ante un corte de digestión.

Ante la presencia de un corte de digestión, lo primero que hay que hacer es tumbar a la persona afectada y elevar sus piernas para calmar el mareo, la lipotimia y la bajada de tensión.

En los casos en los que el paciente presente vómitos y diarreas, deberá tomar suero y una dieta líquida.

También es recomendable descansar, beber líquidos en abundancia y procurar que suba la tensión. Cuando el corte de digestión no es grave, se tarda sólo una hora y media o dos horas en recuperar la normalidad.

En el caso de que se produjese una parada cardiorrespiratoria, se debe avisar inmediatamente al servicio de urgencias para que realice las maniobras de reanimación pertinentes.

Medidas de prevención:

Guardar al menos una hora y media de reposo después de comer sobre todo durante el verano y las vacacionales, porque es cuando aumenta la exposición a los cambios de temperatura.

No existe ningún segmento de la población que tenga mayor riesgo que el resto. Además, los cortes de digestión son poco frecuentes y no acarrean problemas graves salvo en el caso de que se produzca dentro del agua, en cuyo caso, sí existe riesgo de muerte.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído