Saneamiento, un objetivo perdido


(PD/BBC Mundo).- Aunque hay más gente en el mundo con acceso al agua potable, las Metas del Milenio establecidas para el saneamiento de la población no se alcanzarán en 2015, advirtieron dos organismos de Naciones Unidas.

El mensaje está contenido en un informe elaborado en forma conjunta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF).

Según el estudio, de seguir las tendencias actuales, hacia esa fecha se logrará reducir a la mitad la población bajo riesgo de consumir agua contaminada, pero habrá 1.600 millones de personas que no tendrán acceso a sistemas sanitarios básicos; o sea, más del doble de lo que esperaba.

El informe indica que varias prácticas insalubres como defecar al aire siguen siendo muy extendidas en el sur de Asia y el África subsahariana, pero destaca que se observan grandes avances en el saneamiento básico en países como Guatemala, Honduras y México.

Honduras

En diálogo con BBC Mundo, la jefa del Programa de Agua y Saneamiento de UNICEF, Clarissa Brocklehurst, puso como ejemplo el caso de Honduras.

«Honduras fue de un 29% de cobertura de saneamiento básico en áreas rurales en 1990 a un 55% en 2006, eso es casi el doble», expresó.

El hecho de que un alto porcentaje de población en áreas rurales del mundo no tengan sistemas de cloacas y otros recursos de higiene se relaciona estrechamente con los miles de niños que mueren diariamente sólo de diarria.

«El índice de mortalidad en Honduras cayó significativamente. No creo que sea accidental de que esto ocurra al mismo tiempo que vemos semejante avance en saneamiento», reflexionó la funcionaria de UNICEF.

«Otra cosa para destacar a nivel del avance de los países latinoamericanos, es que los progresos hechos en áreas de saneamiento corren paralelos con un alto índice de crecimiento de la población», dijo Brocklehurst.

Voluntad política

Tanto UNICEF como la Organización Mundial de la Salud destacan que este fracaso en este meta fijada hace ocho años sólo se producirá si continúa la actual tendencia, con lo cual se estará en cerca de 700 millones de personas por debajo de lo esperado.

Pero como destacó Clarissa Brocklehurst, el progreso visto en países como los latinoamericanos demuestra que «mucho tiene que ver con la voluntad política, decidiendo que el saneamiento es una prioridad y fijando instituciones responsables que ayuden a que la gente tenga los elementos sanitarios que necesitan».

Según la funcionaria, esto también explica por qué hubo más progresos en la meta de lograr que más cantidad de gente tenga acceso al agua potable.

«Saneamiento e higiene han sido aspectos descuidados por muchos años. Han sido algo así como los primos pobres del agua. Y ésa es la razón por la que decidimos que éste sea el año internacional de saneamiento», dijo.

«Lo que hemos aprendido es que el trabajo en saneamiento es más difícil que la provisión de agua. En esta última, las organizaciones gubernamentales o internacionales sólo necesitan suministrar la infraestructura, pero cuando de saneamiento se trata, hay que persuadir a la gente sobre la importancia de sus hábitos de higiene y los riesgos para la salud», expresó la funcionaria de UNICEF a la BBC.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído