A la búsqueda del protector solar ideal

(PD).- De acuerdo con una investigación realizada por la marca de cosméticos ISDIN, el 51,6% de la población española que acude a las farmacias desconoce el fotoprotector adecuado para su tipo de piel, y lo que es más alarmante, el 25,25% piensa que el uso de protectores solares impide el bronceado.

Igualmente, el trabajo revela que la mayor desinformación de los ciudadanos se debe a la aplicación de los fotoprotectores y a su utilización, y casi el 61% de la población que adquiere estos productos ignora las pautas básicas para proteger la piel del sol de manera correcta y eficaz.

El estudio destaca la creencia de que es suficiente con aplicar el fotoprotector una vez al día, la consideración de que sólo hay que extenderlo antes de la exposición solar sin importar que diversas zonas de la piel queden desprotegidas (nuca, ingles, orejas y labios), la suposición de que el uso de fotoprotectores se limita a la playa, y el convencimiento de la población de que la aplicación no es necesaria cuando la piel ya está bronceada.

Conservación de los protectores

Otro de los aspectos que más desconocen los consumidores es la conservación de los fotoprotectores. De hecho los expertos subrayaron que, a pesar de más de 10 años de campañas sanitarias orientadas a la fotoprotección en España, con advertencias como no utilizar las cremas solares de un año para otro, el 48,8% no pone en práctica esta recomendación y no tiene ningún problema en usar el bote del año anterior sí éste todavía tiene crema.

En cuanto protector solar más demandado en los establecimientos farmacéuticos y grandes superficies, los resultados de la investigación señalan el factor de protección Extrem, en un 16,47 %, seguido del factor con el índice superior a 50, en un 14,67 %, y el de 15, en un 11,38 %, lo que demuestra que cada vez más se tienen en cuenta las advertencias. Además, señalaron que son significativamente superiores los factores de protección 20 y 25 en adolescentes, y los superiores a 50 y «ultra» en la tercera edad.

A tener en cuenta

Además de usar un protector solar acorde con nuestro tipo de piel, es necesario tener en cuenta otra serie de recomendaciones Recientemente la sociedad Americana contra el Cáncer convirtió mayo en el mes sobre la concienciación sobre el cáncer de piel. Y es que actualmente éste es uno de los mayores riesgos que puede provocar la exposición continuada a los rayos del sol. De hecho, según la sociedad americana una de cada cinco personas podrían desarrollar un tumor a lo largo de su vida y, lo más preocupante, siete de cada diez cánceres se podrían evitar.

Así, las personas con la tez blanca, ojos claros, cabellos rubios o pelirrojos, deberán protegerse al máximo, usando sombreros, fotoprotector alto y gafas de sol. Se consideran de protección aquellos que superan el factor quince para evitar las radiaciones UVB (Los rayos UVB invisibles y forman parte de la energía que viene del sol.

La radiación UVB causan quemaduras de sol y los científicos consideran que puede causar melanoma y otros tipos de cáncer de la piel), y a partir de ocho contra los rayos UVA (Los rayos ultravioleta forman parte de la energía que viene del sol. La radiación UVA también proviene de lámparas solares y camillas de bronceado. Los científicos consideran que la radiación UVA puede dañar la piel y conducir al cáncer de piel y al envejecimiento prematuro).

Hay que recordar que el protector solar se debe aplicar media hora antes de exponerse al sol y con la piel totalmente seca para evitar que las gotas de agua provoquen un efecto ‘lupa’ con lo que puede aumentar el riesgo de quemaduras.

Asimismo, desde la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) se recomienda no tomar el sol entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde, ya que es el momento en que los rayos solares llegan de forma vertical a la tierra y hay un mayor peligro de sufrir problemas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído