Desfibriladores automáticos contra la muerte súbita

(PD).- La Unidad de Valoración del Riesgo de Muerte Súbita Familiar ha implantado el primer desfibrilador automático a una mujer con riesgo de sufrir una muerte súbita cardiaca.

La responsable de esa unidad, con núcleo central en el Hospital Universitario La Fe de Valencia, y única de estas características de España, la doctora Esther Zorio, ha explicado que la decisión se ha tomado tras realizar «un estudio exhaustivo de cinco miembros de una misma familia, motivado por un episodio de muerte súbita reanimada del hermano de la paciente, de 36 años».

A este hombre, caso índice del estudio de esta familia, también se le implantó un desfibrilador automático para prevenir un segundo episodio de muerte súbita.

Una enfermedad familiar muy infrecuente

Una vez completado el estudio familiar con diversas exploraciones, el equipo de la unidad confirmó la presencia de la misma enfermedad (una cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho con afectación predominante del ventrículo izquierdo) en el caso índice y en una de sus hermanas, hasta el momento asintomática.

Finalmente, esta unidad de La Fe ha implantado, por primera vez -aunque lleva en funcionamiento desde principios de año- un desfibrilador para evitar la muerte súbita a esta mujer, a pesar de la posibilidad que existe de que ésta pudiera sufrir una arritmia ventricular maligna.

La enfermedad que padecen tanto ella como su hermano esuna infrecuente variedad de la que apenas hay casos descritos a nivel mundial y se ha procedido el estudio de los genes que podrían estar implicados para determinar el defecto genético concreto que causa esta enfermedad.

La muerte súbita es un fenómeno de gran impacto, que en un 90% de los casos tiene origen cardiaco.

Novecientos de los 9.000 casos de fallecimiento por esta causa que anualmente se registran en España se producen en la Comunitat Valenciana.

Además, el síndrome de muerte súbita del lactante es la primera causa de fallecimiento en menores de un año y en un diez por ciento de estos casos aparece una causa cardiológica.

Entre el 25% y el 50% de estas cardiopatías causantes de muerte súbita en niños y en adultos son hereditarias, por lo que los familiares directos de los fallecidos podrían estar en riesgo, sin saberlo.

El estudio ha abarcado a un total de 14 personas y se encuentran en proceso 71 casos más.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído