¿Qué hacer ante los caramelos contaminados?

(PD).- Hasta el momento se han encontrado caramelos sospechosos de llevar leche china en tiendas de Sevilla, Madrid y Murcia, tras las denuncias presentadas por la organización de consumidores Facua.

La marca de los caramelos chinos contaminados es ‘White Rabbit Creamy Candies’ y se identifican fácilmente por el dibujo de un conejo blanco que llevan en su envoltorio.

Otros países como Reino Unido ya los han retirado del mercado como medida preventiva ante la sospecha de que estén contaminados con melamina. La Comisión Europea ya ha cerrado sus fronteras a la entrada de alimentos chinos destinados a niños o bebés que contengan «algún porcentaje» de leche.

La encargada de servicios de calidad y salubridad de alimentos de la FAO de Naciones Unidas, Lourdes Costarrica, recomienda a los consumidores determinar la procedencia del producto que compremos. «La actividad del consumidor es fundamental. Es importante que el consumidor pueda comprobar la fuente del producto, exigir a la gente que distribuye y vende este producto tener información suficiente que permita al consumidor determinar cuál es la procedencia del producto que se vende aquí», ha declarado en RNE.

Costarrica ha reiterado que en Europa está prohibida la venta de leche china y productos derivados de la leche, pero alertó de la excepción de los bizcochos y dulces.

En ningún un supermercado de la capital de España debería haber hoy productos chinos con lácteos en su composición. Pero lo cierto es que han empezado a salir a la luz diversas noticias sobre la venta al público de estos caramelos en varias ciudades españolas.

FACUA ha canalizado las denuncias de varios consumidores y tras confirmar los hechos, ha notificado los datos del establecimiento a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y a las autoridades de Consumo de los diferentes Gobiernos regionales.

Además, la organización de consumidores confirma que hay más de una empresa en España que importa y distribuye este tipo de caramelos y que los análisis que efectúen las autoridades sanitarias deben abarcar todos los lotes que puedan ser localizados.

¿Cómo actuar si encontramos alguno de los productos sospechosos?

Lo primero es no comprar el producto. Lo segundo notificar su existencia. Es importante que comuniquemos a alguna organización de consumidores o a las administraciones de cada región dónde hemos encontrado el producto que está bajo alerta sanitaria.

Así los inspectores no sólo podrán proceder al decomiso de esas partidas sospechosas, también podrán investigar los canales de distribución de ese producto, de dónde procede y cómo se está distribuyendo en nuestro país.

A través de Internet se puede acceder a los principales portales de las organizaciones de consumidores para notificar la existencia de este producto e informar de la dirección exacta en la que se encuentra la tienda. Estas organizaciones se encargarán después de trasladar este información a las autoridades competentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído