Los médicos rechazan el proyecto de muerte digna y Soria «reflexiona»

Los médicos rechazan el proyecto de muerte digna y Soria "reflexiona"


(PD).- Los médicos españoles no podían callar ante el debate abierto sobre la eutanasia en España, distorsionado desde el Gobierno y algunas comunidades autónomas con propuestas legislativas de «muerte digna» o reflexiones acerca del «suicidio asistido».

Pero la Organización Médica Colegial (OMC) ha preferido escudarse en un rechazo al anteproyecto de ley andaluz de «Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de la Muerte», también conocido como «Ley de la muerte digna», y pasar por alto, en cambio, las declaraciones del ministro de Sanidad.

Como ya informó El Semanal Digital, Bernat Soria aseguró que el Gobierno socialista abrirá una «reflexión confidencial» para legalizar el suicidio asistido. El ministro justificó la propuesta a El País asegurando que «la gente muere sufriendo» en España, por lo que el Gobierno dará una «opción» al ciudadano «para que pueda decir que no quiere ser sometido a la tortura que significa muchas veces el esfuerzo terapéutico».

La organización colegial que preside el doctor Isacio Siguero no ha querido valorar de forma directa estas «reflexiones» del ministro, en las que se mezcla el suicidio asistido y los cuidados paliativos, y ha centrado su discurso en la norma andaluza.

La OMC considera que las leyes actuales «ya recogen sobradamente todos los supuestos» y «lo que se debe hacer es vigilar y garantizar su cumplimiento». La OMC se refiere a todas las normas en vigor que amparan los derechos de los pacientes a rechazar tratamientos, a ser informados o a firmar y hacer respetar sus voluntades anticipadas.

Para la OMC las propuestas avanzadas por la Junta de Andalucía «están contribuyendo a distorsionar la realidad, avivando un debate social confuso e innecesario que puede ser perjudicial para los intereses de los pacientes, al propiciar una medicina defensiva». El secretario general de la organización colegial, Juan José Rodríguez Sendín, tachó hoy el anteproyecto andaluz de «pura literatura».

Los médicos recuerdan que su deber profesional es «intentar la curación o mejoría del paciente cuando sea posible y cuando no lo sea aplicar las medidas necesarias para lograr el bienestar del enfermo». Estos cuidados paliativos pueden acortar la vida de los pacientes, por lo que «se debe informar al paciente y a sus familiares directos», reconocen.

Encarnizamiento terapéutico

Tampoco admiten la coartada sobre el llamado encarnizamiento terapéutico, ya que, explican en su declaración, que se trata de una mala praxis rechazada por la propia profesión médica en el ámbito internacional, en concreto por la Asociación Médica Mundial en 1983. De hecho, ya existen mecanismos para vigilar y prevenir casos de este tipo, como son los comités de ética hospitalarios, la segunda opinión médica o las propias comisiones deontológicas de los Colegios de médicos.

Multas y amenazas

Pero lo que más ha irritado a los profesionales es que el anteproyecto andaluz recoja sanciones para los médicos que se excedan en los cuidados o en la búsqueda de soluciones terapéuticas porque, según Isacio Siguero, la consejera de Andalucía no tiene ningún derecho a imponer multas a los médicos». En esto España otra vez rompe moldes ya que «en ningún otro país se ha establecido un régimen sancionador de este tipo y la base planteada en el anteproyecto ya está contemplada en el Código de Ética y Deontología Médica», afirman.

Los médicos recomiendan que la mejor forma de garantizar una muerte digna es «poner a disposición de los profesionales sanitarios y de los pacientes todos los recursos técnicos y humanos necesarios, en el marco actual de las leyes y normas existentes». Todo lo contrario a judicializar las decisiones clínicas, que consideran «un grave error, ya que estas deben tomarse en función del conocimiento de cada paciente y su situación, y no porque exista una ley».

Por su parte, Bernat Soria no entró en valoraciones durante la rueda de prensa con motivo del Día Mundial del Corazón y volvió a recordar que este debate «necesita tiempo y una reflexión que debe ser pausada y a partir de unos expertos», según informa Europa Press.

Europa Press

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído