Las ventajas de caer en la tentación

(PD).- Mientras que hacer dieta implica eliminar de la cocina los alimentos tentadores, un nuevo estudio sugiere que mantener algunos placeres dulces a la vista sería una buena forma de reforzar la voluntad.

En tres pruebas con estudiantes universitarias a las que se les ofrecieron alimentos tentadores, un equipo de investigadores observó que las mujeres mostraban un mayor autocontrol si antes se habían enfrentado a una tentación dulce que habrían podido comer, en lugar de imágenes o aromas.

Esto, según los autores, significa que autodesafiarse a resistir la tentación daría mejor.

«El mensaje principal es que eliminar las tentaciones no sería el mejor camino para limitar la cantidad consumida. Los alimentos placenteros pueden potenciar la voluntad», explicó la autora principal del estudio, Kelly Geyskens, profesora asistente de comercialización en Lessius Hogeschool, Bélgica.

Parecería irracional mantener cerca una «amenaza» alimentaria y a las personas que hacen dieta se les aconseja eliminar del hogar la comida chatarra, dijo Geyskens a Reuters Health. Pero, agregó, la idea es que los alimentos que dan placer activan en una persona «estrategias de autocontrol». «Cuando una tentación surge repetidamente, esas estrategias en funcionamiento se activan y se refuerzan», explicó.

Para el estudio, publicado en el Journal of Consumer Research, el equipo reunió a estudiantes universitarias para realizar una serie de experimentos alimentarios.

En cada prueba, el equipo les explicó que un fabricante de caramelos estaba realizando una investigación de mercado, que incluía la exhibición de fotografías de un caramelo, es decir la tentación, como si fuera una publicidad.

A algunas de las participantes se les ofreció también un recipiente con caramelos y se les pidió que no comieran ninguno como la tentación accesible a la que se debían resistir. Enseguida, el equipo les presentó otro desafío: un recipiente con los famosos confites M&M.

El equipo observó que las mujeres que ya habían enfrentado la tentación del caramelo prohibido eran más propensas a autocotrolarse frente a los M&M que aquellas a las que sólo se les habían mostrado fotografías previamente.

Según Geyskens, esto sugiere que tratar de eliminar todas las tentaciones de la vida cotidiana no es la mejor solución para adelgazar. «Si se evitan las tentaciones alimentarias mediante la prohibición, nunca o rara vez sentirá un conflicto de autocontrol.

Esto significa que cuando aparezca una tentación, como ocurre inevitablemente, la persona no tendrá la fuerza de voluntad para resistirla», agregó.

«En otras palabras, opinamos que el autocontrol debe entrenarse», dijo.

Con todo, la autora añadió que se necesitan estudios a largo plazo para demostrar si aprender a resistirse a una tentación es realmente la mejor estrategia para adelgazar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído