No se prive del café que no es tan fiero el león como lo pintan

(PD).- Los múltiples estudios realizados en relación con el efecto del café sobre la salud, en los que parecía relacionarse la toma de esta infusión con enfermedad cardiovascular, con tumores de páncreas y con tumores de mama, no tenían en cuenta el consumo de tabaco, hábito muy relacionado con la toma de café.

Estudios posteriores más detallados confirmaron que era el consumo de tabaco y no el café lo que determinaba estas complicaciones. Las ultimas investigaciones sobre toma de café en cantidades moderadas y particularmente de café filtrado, tanto cafeínado como descafeinado, son totalmente favorables para la salud general y en concreto para la prevención de algunas enfermedades.

Afirma Óscar Martín en Elsemanaldigital que así opina el Dr. Sánchez Franco, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quirón de Madrid.

En la reciente monografía titulada The Caffeine Advantge, se recogen como ventajas del consumo de cafeína el ayudar a sobreponer los momentos de fatiga, conducir con más atención, ventajas en la adaptación al jet-lag y efectos positivos sobre las funciones cognitivas como la creatividad, memoria próxima y agudeza intelectual.

Los mejores estimulantes naturales

Está muy demostrado el efecto beneficioso de la cafeína sobre el estado de ánimo y su función antidepresiva. Es un hecho médico que el café y el té son los mejores estimulantes naturales para la memoria y, por lo tanto, sería beneficioso para personas mayores, estudiantes y otras profesiones con exigencia más intensa de memorización.

La cafeína también mejora el rendimiento en actividades atléticas. Se ha confirmado que en ejercicio de resistencia de larga duración y en ejercicio intenso de tiempo corto, ya produce broncodilatación y por la tanto facilita el flujo aéreo a los pulmones. De hecho, un análogo de la cafeína como es la teofilina es un ingrediente habitual en los medicamentos contra el asma bronquial.

Al mismo tiempo, se ha confirmado que aumenta la velocidad de reacción, de manera que esta propiedad sería aplicable a otras actividades deportivas como la conducción de vehículos o actividades profesionales que exigen atención y respuesta rápida, como el toreo y otras.

«Los endocrinólogos aplicamos el conocimiento de la cafeína como beneficioso para la pérdida de peso. Este efecto se fundamenta en trabajos científicos que demuestran que la cafeína disminuye el apetito, aumenta el consumo energético basal y el consumo de grasa a través del aumento de lipólisis o movilización de la grasa de depósitos, particularmente cuando se hace ejercicio físico», comenta el Dr. Sánchez Franco.

En pequeñas dosis

El doctor Barranco y Cols realizó un estudio con ciclistas de ambos sexos muy entrenados. Después de someterlos a dos horas de ejercicio a máxima intensidad, los que habían tomado dos dosis de 250mg de cafeína (una antes y otra durante el ejercicio) quemaron un 31% más de grasa que los que no tomaron cafeína; también se demostró que consumieron un 75% más de energía.

Según Joe Vinson, profesor de química de la Universidad de Scranton, en Pensilvania, «tanto la versión con cafeína como la descafeinada proporcionan un nivel más alto de antioxidantes que muchas frutas y verduras. También protegen del cáncer de hígado y colon, la diabetes tipo 2 y la enfermedad de Parkinson», indican los estudios.

El conocimiento médico científico actualmente permite afirmar que la toma moderada de café, en cantidad de dos a cuatro tazas diarias de café filtrado o descafeinado, no aumenta el riesgo de padecer episodios cardiovasculares coronarios, ni aumenta la mortalidad de causa cardiovascular, ni tiene efectos significativos sobre la presión arterial. Afirma el Dr. Sánchez Franco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído