La píldora contra el colesterol también reduce el riesgo cardiaco

(PD).- AstraZéneca ofrece los datos de un estudio que prueba que su «comegrasas» disminuye a la mitad la posibilidad de sufrir un infarto en pacientes con niveles de LDL normales.

El tratamiento con estatinas puede dar un giro de 180 grados si se confirma la validez del nuevo enfoque para reducir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

La multinacional farmacéutica AstraZéneca solicitará el próximo año a la Agencia estadounidense del medicamento (FDA) la aprobación de una nueva indicación de su estatina contra el colesterol, Crestor (rosuvastatina), basándose en los datos del estudio Jupiter presentados ayer durante una jornada de la Asociación Americana del Corazón. Según este estudio este fármaco previene en un 44% el riesgo cardiovascular en pacientes con niveles de colesterol normales.

En el ensayo clínico, financiado por la multinacional, se ha suministrado este medicamento contra el colesterol a 17.802 pacientes con niveles altos de una proteína (CRP) relacionada con la inflamación arterial y asociado a la arterosclerosis. Esta medicación redujo el riesgo de sufrir un infarto de miocardio en un 54% respecto al placebo.

La mayoría de los pacientes que han participado en el ensayo tenía al menos uno de los otros factores de riesgo, incluyendo hipertensión, bajo HDL, historia familiar o adicción al tabaco.

La compañía asegura que se podrían beneficiar más de 32 millones de personas si se aprueba la nueva indicación clínica de esta estatina que consumen en el mundo 16 millones de enfermos, registró unas ventas de 3.450 millones de dólares en 2007 y que se podrían ahora doblar si se amplía su uso a los pacientes con niveles altos de la proteína CRP.

El coste para los gobiernos sería en este caso muy alto, ya que el tratamiento diario con la estatina de AstraZéneca cuesta 3,45 dólares por paciente, si bien hay también que tener en cuenta el ahorro que supondría en reducción de ingresos hospitalarios.

La multinacional, que dará hoy más detalles durante las jornadas científicas de la Asociación Americana del Corazón, asegura que si se proyectan los resultados del estudio sobre un periodo de cinco años, se necesitaría tratar a 25 pacientes para prevenir un accidente cardiovascular grave.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído