La trufa blanca también sufre la crisis económica

(PD).- La trufa blanca también sabe de crisis. El mercado del lujo presenta signos de que las cosas no van tan bien en las altas esferas como podría parecer.

Al igual que las subastas de arte se quedan desiertas o que en ellas las piezas acaban vendiéndose por precios prácticamente idénticos a los de salida, la tradicional subasta benéfica de trufas blancas del Piamonte celebrada en Tokio ha vendido la pieza más preciada por un precio un 85% más bajo que el año pasado.

Ha sido Kazumasa Terada, fundador y presidente de la cadena de tiendas Samantha Thavasa Japan, quien ha pagado 30.900 dólares (unos 24.000 euros) por una pieza de 850 gramos procedente del norte de Italia, una cantidad que para muchos seguirá pareciendo inalcanzable, pero que en realidad queda bastante lejos de los 330.000 dólares (más de 255.000 euros) que desembolsó el multimillonario Stanley Ho por una trufa de kilo y medio. La pieza, encontrada cerca de Pisa, batió records históricos de ventas.

Tesada nunca había comprado una trufa, pero ahora que se sabe poseedor de uno de los alimentos más preciados de todo el planeta ha decidido organizar una fiesta: “Voy a organizar una fiesta para mis amigos, esta trufa debe dar por lo menos para 50 personas”, ha declarado. La otra mitad irá destinada al hotel Ritz-Carlton de Tokio, lugar donde se celebró la venta.

La subasta se organiza cada año y tiene fines benéficos: la de este año incluía, entre otros, ayudas para los damnificados por el atentado ocurrido en el hotel Marrito de Islamabad, en Pakistán, y con los bajos precios alcanzados por el hongo las obras de caridad serán más reducidas en este 2008.

“Es algo que me da mucha pena”, reconocía Briuno Libralon, presidente del comité organizador de la subasta, poco después de su finalización. Mientras que en 2007 se recaudaron 453.000 dólares, este año la cifra no pasará de los 118.000 dólares.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído