Fabio, recibirá un transplante de células, si no aparece un donante de médula ósea

(PD).- La sangre de dos cordones umbilicales, de un banco de cordones de Francia, será transfundida en marzo al joven Fabio. Un adolescente luso de 16 años que sufre leucemia linfoblástica y que precisa de una nueva médula para vivir, según informaba recientemente la Opinión de Zamora.

En declaraciones a este periódico, el padre del muchacho, Gitos Gomes, ha asegurado que ha tenido que ratificar «por escrito» en Lisboa el interés de la familia por proseguir el proceso. También ha explicado que para el transplante se van a «utilizar dos cordones porque uno de ellos no es compatible totalmente». Además, también confirmó que, todavía durante el mes de febrero, van a seguir intentado localizar un donante de médula ósea apropiada.

En caso de que no apareciera una médula ósea (la familia está a la espera de la confirmación de unas pruebas más exhaustivas de un voluntario de un registro de Dinamarca) el muchacho deberá someterse a altas dosis de quimioterapia para eliminar cualquier resto de células tumorales. «Se destruye la médula ósea del paciente», explica el hematólogo Alejandro Martín. A continuación, el enfermo debe ser sometido a una terapia para evitar el rechazo que puede provocar en su organismo el elemento que van a trasplantar. En este punto, «se infunde las células madre como una transfusión de sangre y éstas «anidan» en la médula, se dividen y regeneran», concreta el facultativo que enfatiza que el procedimiento conlleva «un riesgo de rechazo».

En cuanto al empleo de la sangre de dos cordones, el Dr. Alejandro Martín especifica que «puede deberse a que, a veces, la sangre del cordón no tiene demasiadas células madre» y apostilla que «exista una mayor posibilidad de compatibilidad al ser células más inmaduras».

Para el padre de Fabio, la localización de los cordones ha sido «una verdadera bendición», «es una oportunidad más para mi hijo, aunque todavía no está comprobada por segunda vez la compatibilidad».

Por otro lado, los médicos del Hospital de Coimbra han advertido a los familiares que Fabio, al tener las defensas bajas, puede sufrir «infecciones», especialmente infecciones respiratorias.

Fabio, de 16 años, comenzó a encontrarse excesivamente cansado en verano. Tras hacerle una serie de pruebas, los médicos le diagnosticaron leucemia y le recomendaron un transplante de médula ósea procedente de un donante. Las pruebas para hallarlo fueron realizadas a padres y familiares del chico, con resultado infructuoso. Buscaron médula en el registro nacional e internacional de voluntario lusos, sin éxito. Por ello, los próximos a Fabio realizaron llamamientos para sensibilizar a la población en Portugal y el caso del muchacho se dio a conocer en Zamora, gracias a allegados portugueses de la familia que residen en la capital.

Casos como el de Fabio, hacen que cada vez más familias opten por guardar las células madres del cordón umbilical de sus hijos. Muchos de ellos se decantan por la conservación de las células para uso propio (transplante autólogo) en un banco privado, como Vidaplus. Esta opción tiene la ventaja de que poder disponer, en caso necesario, de células compatibles en un 100% sin necesidad de buscar donante y la posibilidad de que sirva para un familiar. Con el transplante autólogo se evita el rechazo, uno de los riesgos más importantes de los transplantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído