Sanidad ha recibido 46 solicitudes de diagnóstico preimplantacional desde 2006

(PD).- Muchas familias en España se habrán alegrado al ver la cara sonriente de los padres de Andrés y Javier en televisión. Ellos han sido los primeros en culminar con éxito la selección genética de su segundo hijo para que fuese compatible con el mayor, enfermo de beta Talasemia mayor. Pero no serán los únicos, desde 2006 otras 46 familias han pedido permiso a Sanidad para concebir un hijo sano y compatible con su hermano.

Así lo ha confirmado el director general de Terapias Avanzadas y Trasplantes, Augusto Silva, después de felicitarse por el éxito del tratamiento de Javier, a quien el cordón umbilical de su hermano está permitiendo curar una beta Talasemia mayor, que le obligaba a someterse a transfusiones constantes.

Silva, se ha congratulado por la culminación con éxito de la «compleja actuación» que ha logrado ese primer trasplante en España de sangre de cordón umbilical procedente de un donante nacido tras un diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

Javier, que nació el 12 de octubre de 2008, se ha convertido en el primer bebé tratado genéticamente en este país para curar a su hermano Andrés, un niño de siete años al que se le ha realizado con éxito un trasplante con la sangre de su cordón umbilical, para superar una enfermedad hereditaria hasta ahora incurable.

Como su familia, otras nueve familias españolas han sido aprobadas favorablemente por la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, que decidirá sobre otros diez casos en la reunión convocada para el próximo mes.

«Hay muchos casos nuevos -ha comentado- porque se ha visto que [la técnica] funciona, que es una técnica positiva y valiente que realmente puede dar su fruto». De hecho, Silva ha declarado que esta intervención demuestra que «nuestra Sanidad está a una altura muy importante».

Las solicitudes van dirigidas a la aplicación de esta técnica (autorizada en España desde la aprobación de la Ley de Reproducción Asistida, de 2006) para combatir enfermedades como la Beta-Talasemia mayor (anemia severa congénita), anemia de Fanconi, leucemia y cáncer, entre otras patologías. Como ya han manifestado las personas en esta situación en alguna ocasión a elmundo.es, los trámites no son rápidos y a menudo la compleja burocracia les desanima a intentarlo o les lleva a buscar una clínica privada en el extranjero.

Entre otras cosas, la Comisión exige que estén en lista de espera en busca de un donante de médula compatible y no emparentado que haría innecesaria la sangre del cordón umbilical del nuevo niño. Además, científicamente el porcentaje de éxito también es reducido. Sólo un 15% de las parejas logran un embrión sano y sólo el 5-10% uno compatible totalmente con su otro hijo.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, por su parte, ha señalado que la ideología radical tiene que mantenerse «al margen del camino de la ciencia». En declaraciones a los periodistas ha recordado que «el avance tiene que llevar su camino» porque la ciencia «tiene sus comités y sus profesionales de la ética».

Este trasplante, ha explicado Silva, «culmina un desarrollo de mucho tiempo» que va desde la utilización de las técnicas de reproducción asistida para el diagnóstico preimplantacional, hasta generar después «un cordón umbilical que pueda ser utilizado terapéuticamente para salvar a un hermano».

«Todo está perfectamente bien», ha exclamado el experto, quien ha felicitado a los genetistas, embriólogos y hematólogos que han conseguido descubrir cuál es el gen que estaba mal, el posterior desarrollo genético y embrionario y, finalmente, el trasplante de la sangre de cordón umbilical a un bebé que estaba enfermo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído