El Gobierno regula el uso de desfibriladores semiautomáticos en los lugares públicos

(PD).- El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que regula el uso de los desfibriladores semiautomáticos externos en lugares públicos. En él se recogen las condiciones y requisitos mínimos de seguridad y calidad que se deben dar para utilizar estos dispositivos fuera del ámbito sanitario.

La norma establece que estos desfibriladores deberán cumplir con lo establecido por el Real Decreto de 1 de marzo de 1996, por el que se regulan los productos sanitarios. Del mismo modo, deberán ser utilizados en las condiciones especificadas por su fabricante y tendrán que mantenerse adecuadamente.

Con carácter previo a su instalación, las entidades públicas o privadas y los particulares que deseen contar con un desfibrilador deberán notificarlo a la autoridad sanitaria de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Las CCAA establecerán el procedimiento de autorización oportuno, que incluye notificación y registro de la instalación de los desfibriladores; necesidad de señalizar en un lugar visible su instalación y las normas de uso; previsión de dispositivos de conexión inmediata y activación de los servicios de emergencias de cada comunidad; y sistema de notificación posterior del evento a las autoridades sanitarias.

Además, se deberá promover la instalación de los desfibriladores en lugares de gran afluencia de personas como, por ejemplo, aeropuertos, estaciones de tren, estadios de fútbol, centros comerciales, etcétera.

Los organismos, empresas e instituciones públicas y privadas que instalen un desfibrilador serán responsables de garantizar su mantenimiento y conservación, de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Las CCAA se encargarán de los mecanismos de inspección y control oportunos. Para la redacción de esta norma, a propuesta del ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, se han tenido en cuenta las recomendaciones internacionales, así como las experiencias previas en comunidades autónomas.

Una parada cardiaca cada 20 minutos

Se estima que cada año se producen en España más de 24.500 paradas cardíacas extra hospitalarias, lo que equivale a una media de una cada 20 minutos, lo que ocasiona cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico.

Además, cada año 68.500 pacientes sufren un infarto agudo de miocardio en España, de los que aproximadamente un 30% fallece antes de ser atendido en un hospital.

La fibrilación ventricular es la responsable inicial de hasta un 85% de las paradas cardíacas extrahospitalarias. La experiencia científica ha demostrado que la efectividad de la desfibrilación temprana en la recuperación de un ritmo cardíaco eficaz es del 90%, si se efectúa en el primer minuto de evolución.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído