Superalimentos para potenciar tu cerebro

Aguacate: mejora tu memoria con este zumo mágico

No hay un solo tónico o polvo que cure todas las dolencias, pero existe una variedad de frutas, vegetales y otros alimentos, que son especialmente ricos en nutrientes.

Según una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton (EEUU) y publicada en la revista Nutritional Neuroscience, los efectos de ciertos alimentos específicos en el bienestar psicológico dependen en gran medida de la edad de una persona.

Los expertos descubrieron que ciertos alimentos afectan el estado de ánimo y el bienestar mental de los adultos jóvenes de forma diferente a la de los adultos mayores, y viceversa.

En cualquier caso, existen una serie de alimentos que aparte de cuidar tu salud mental también fortalecerán tu órgano pensante.

El aguacate, en zumo como explicamos en el vídeo o directamente, es estupendo.

Destaca por su alto contenido en vitamina E, pero son muchos los beneficios que esta fruta ofrece para el organismo humano, concretamente para tu cerebro.

Este superalimento posee propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y el deterioro precoz de nuestra salud cerebral.

Por si esto fuera poco, también contienen omega 3, esencial para proteger al cerebro del desgaste prematuro.

Pero hay otras cosas, además del aguacate:

  • Café
    La cafeína, el estimulante suave que se encuentra en el café, mejora la agudeza mental, aunque los entusiastas de la bebida, que se ‘apropian’ de 120,000 toneladas cada año, probablemente ya lo sepan. Además de los efectos potenciadores en el cerebro de la cafeína, la riqueza antioxidante del café ayuda a mantener la salud del cerebro.
  • Germen de trigo
    El germen de trigo es una rica fuente vegetariana de colina, un nutriente involucrado en la producción de acetilcolina del organismo, un neurotransmisor que aumenta la memoria.
  • Remolacha
    Las remolachas son una buena fuente de nitratos de origen natural, que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo al cerebro. Así, según un estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Wake Forest (EE. UU.) determinaron que los nitratos naturales de la remolacha pueden aumentar el flujo de sangre al cerebro, mejorando así el rendimiento mental.
  • Ajo
    El ajo puede ayudar a evitar algunas formas de cáncer cerebral, según una investigación publicada en Cancer, la revista médica de la American Cancer Society. Los expertos descubrieron que los compuestos orgánicos de azufre en el ajo funcionaban con éxito para matar las células de glioblastoma, un tipo de célula tumoral maligna, y el tumor más común y más maligno entre las neoplasias de la glía.
  • Carne de res
    Un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition encontró que las mujeres con niveles saludables de hierro tuvieron mejores resultados en tareas mentales y completaban los ejercicios más rápido que las que tenían un estado pobre de hierro. El hierro ayuda a transportar oxígeno a todo el cuerpo y al cerebro. Una buena forma de tomar hierro es comiendo carne de res. También puedes probar con hígado o con frutos secos como nueces, almendras tostadas o pistachos.
  • Naranjas
    Puedes obtener toda la vitamina C que necesitas para un día con una sola naranja. Comer naranjas es importante para la salud del cerebro, ya que la vitamina C es un factor clave para prevenir el deterioro cognitivo. Tomar cantidades suficientes de alimentos ricos en vitamina C puede proteger contra el deterioro cognitivo asociado a la edad y la enfermedad de Alzheimer. También puedes obtener excelentes cantidades de vitamina C de los pimientos, el kiwi, los tomates y las fresas.
  • Salvia
    Un estudio publicado en la revista Pharmacological Biochemical Behavior encontró que los adultos jóvenes que tomaron extracto de aceite de salvia (50 micro litros) antes de las pruebas cognitivas se desenvolvieron mucho mejor que los que recibieron un placebo. El extracto de salvia contiene compuestos que previenen la descomposición de la acetilcolina, un neurotransmisor involucrado en el aprendizaje y la memoria.
  • Huevos
    Los huevos, más específicamente las yemas de los huevos, son una fuente increíble de colina. La colina es un precursor de la acetilcolina, como ya hemos comentado, un neurotransmisor involucrado en ayudarnos a recordar cosas como dónde dejamos las llaves de la casa o dónde aparcamos el coche. Comer alimentos ricos en proteínas como los huevos puede mejorar el rendimiento cognitivo general, según un estudio realizado en Suiza.
  • Azúcar
    Glucosa para la memoria. Un pequeño estudio con adultos mayores examinó este extremo dándoles una bebida dulce u otros carbohidratos o un placebo. Los resultados revelaron que los que tomaron azúcar realizaron mejor las pruebas de memoria que los que recibieron el placebo. Es mucho mejor tomar carbohidratos complejos saludables (guisantes, granos enteros…) en lugar de un golpe rápido de azúcar. Y es que el combustible principal para el cerebro es la glucosa, que proviene de los carbohidratos, como los que abundan en la avena.
  • Cúrcuma
    Esta especia de color amarillo intenso es un ingrediente clave en el polvo de curry y tiene una serie de beneficios para el cerebro. Se ha demostrado que la curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma, cruza la barrera hematoencefálica, lo que significa que puede llegar directamente al cerebro y aportar sus beneficios. Es un potente compuesto antioxidante e antiinflamatorio que se ha relacionado con los siguientes beneficios para el cerebro: para la memoria en personas con alzhéimer, para aliviar la depresión, pues aumenta la serotonina y la dopamina, que mejoran el estado de ánimo o para ayudar a las nuevas neuronas a crecer.
  • Lentejas
    Esta leguminosa está llena de folato, una vitamina B que ha demostrado ayudar a aumentar la potencia del cerebro. El folato también juega un papel importante en la disminución de los niveles de aminoácidos que pueden afectar el funcionamiento del cerebro.
  • Semillas de lino
    El lino es la mejor fuente de ácido alfa-linolénico (ALA), una grasa saludable que mejora el funcionamiento de la corteza cerebral, el área del cerebro que procesa información sensorial como el tacto y el gusto. Con espolvorear una cucharadita de semillas de linaza en ensaladas o mezcladas en un batido, será más que suficiente.
  • Semillas de chía
    Las semillas de Chia provienen de una planta de la familia de las lamiáceas originaria de América Central, lugar donde las tribus indígenas ya la consumían desde hace más de 6.000 años. Este superalimento favorece el funcionamiento de las neuronas y mejora la actividad cerebral. Se trata además de la mayor fuente de omega 3 que podemos obtener de la naturaleza. Sus interesantes propiedades previenen el envejecimiento de los tejidos, por lo que mantiene intactas sus funciones por más tiempo.
  • Arándanos
    Los arándanos conforman un potente antioxidante. Introducir este superalimento en nuestra dieta puede mejorar nuestra memoria, aprendizaje y las funciones cognitivas en general, gracias a un compuesto que contienen llamado flavonoides, que protegen de los radicales libres, que pueden dañar el tejido sano, así como disminuir la capacidad de nuestra memoria. Los arándanos, por tanto, ayudan a evitar o retrasar enfermedades degenerativas del cerebro, como el alzhéimer.
  • Pescado
    Los pescados son una fuente rica en fósforo que ayuda a fortalecer el cerebro, sobre todo, dándole un impulso a nuestra memoria. Gracias a los ácidos grasos omega 3 que nuestro organismo es incapaz de producir, este superalimento ayuda a proteger nuestra salud cerebral tanto a la capacidad cognitiva como la memoria, por lo que se recomienda su consumo periódico, sobre todo, de los pescados azules (sardinas, salmón, atún, trucha…)
  • Frutos secos
    Los frutos secos nos aportan muchos minerales y vitaminas, entre ellos, fósforo, magnesio, potasio, vitaminas del complejo B y vitamina E, todos ellos se convierten en excelentes herramientas para mantener una buena salud cardiovascular lo que también redunda en nuestra salud cerebral, ya que si todos los órganos obtienen un correcto aporte tanto de sangre como de oxígeno, nuestro cerebro también funcionará mucho mejor. Las nueces, por ejemplo, consumidas de forma habitual, mejoran la memoria de trabajo, es decir, la que permite el almacenamiento a corto plazo de la información.
  • Espinacas
    Las espinacas, gracias la presencia de minerales, vitaminas, pigmentos y fitonutrientes, incluyendo potasio, manganeso, zinc, magnesio, hierro y calcio que esta contiene que contienen, ayudan (sobre todo el potasio) a mantener la conductividad eléctrica del cerebro, así las señales entre las neuronas se producen de forma más rápida y por tanto, nos hacen pensar de forma más clara y responder así más velozmente.
  • Calabaza
    La calabaza es el alimento antioxidante por excelencia. Su contenido en ácido fólico puede ayudarnos a mantener nuestra mente despierta y ágil, mejorar nuestra memoria y también la velocidad a la que el cerebro procesa la información. De hecho, múltiples estudios han sugerido que una falta de ácido fólico puede generar trastornos mentales como la depresión.
  • Brócoli
    Un estudio con ratones de laboratorio y publicado en la revista Neuroscience Letters reveló que éstas mejoraron su desempeño cognitivo tras administrarles un compuesto con brocoli. Así, este superalimento puede proteger el cerebro tras una lesión. Sus nutrientes tienen la capacidad de potenciar la memoria además de preservar la buena salud de nuestro órgano pensante.
  • Aceite de oliva
    Este “oro líquido” posee importantes efectos antioxidantes de protección para los tejidos que evitan el daño causado por los radicales libres que pueden dañar el tejido sano, así como disminuir la capacidad de nuestra memoria. Consumir aceite de oliva, gracias a sus grasas saludables, nos llevará a que nuestra circulación sanguínea sea correcta y que todas las células de nuestro organismo funcionen correctamente, incluido nuestro cerebro.
  • Agua
    ¡El agua es sanísima! Y para tu cerebro también. Teniendo en cuenta que ésta es responsable de más del 85% del peso del cerebro, no podemos obviar su importancia. Estando adecuadamente hidratado ayudarás en el crecimiento del volumen de tu cerebro.  Así que aunque parezca el superalimento más corriente, tiene un papel crucial en la salud cerebral.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído