VÍDEO VIRAL

Higiene dental: ¿sabías que hasta 1780 no existía el cepillo de dientes tal como los conocemos?

No te acostarás, sin saber una cosa más’, que reza un viejo refrán español.

La limpieza bucal diaria es muy importante para nuestra salud, porque evita que la acumulación de bacterias dañen su esmalte y se formen caries, asimismo evita la acumulación de placa bacteriana y con ello la formación de sarro que puede producirle incluso la caída de sus dientes por enfermedades periodontales .

La chica del vídeo tiene muy claro esto y nos muestra una forma muy sexy de tener nuestra dentadura sana y limpia.

Pues ánimo, chavales…

Y mientras tanto, os contamos que desde la Antigüedad se emplean diferentes métodos de higiene dental.

Los primitivos ya buscaban enjuagues para mejorar el aliento bucal a base de frutas y flores secas.

También se han empleado ramas, palos de naranjo o púas de erizo para frotar la superficie de los dientes y dejarlos más limpios.

En el Antiguo Egipto y en Babilonia usaban un utensilio precursor del cepillo de dientes actual que se sigue utilizando actualmente en el mundo musulmán: el famoso Miswak o Siwak.

Este cepillo de dientes se extraía del árbol Salvadora Persica, cuya savia contiene propiedades curativas y antisépticas. Se arrancaba una pequeña rama de la que un extremo se mordisqueaba hasta quedar suave como un cepillo y la otra punta se usaba como mondadientes.

Según la Asociación Dental Americana, alrededor del siglo XIII de nuestra era, un emperador chino inventó el preucsor del cepillo de dientes, incrustando en el extremo de un hueso o un palo de bambú serie de cerdas.

Los mercaderes occidentales se trajeron con ellos el invento, pero en Europa el cepillo de dientes no prosperó salvo en algunas clases altas que sustituyeron las cerdas de cerdo por cerdas de caballo, que eran mucho más suaves.

Por lo general, en Europa se continuó hasta el siglo XIX con la costumbre –heredada de la época romana- de lavarse los dientes y encías con un trapo.

El primer cepillo dental comercializado fue diseñado por William Addis en 1780.

El señor Addis fue encarcelado por disturbios públicos y en prisión solía frotarse los dientes con un paño para limpiarlos. Como no se fiaba de los que le daban en la cárcel, que además de estar manchados tenía hollín y sal, una noche, tras una cena, guardó un hueso pequeño de pollo y le añadió unas cuantas cerdas. Así se hizo su propio cepillo de dientes.

A su salida de la cárcel comenzó a comercializarlo y se hizo bastante rico.

Después de su muerte, su hijo continuó con el fructífero negocio. De hecho en la actualidad se siguen comercializando bajo el nombre de Wisdom Toothbrushes.

Desde el invento de Addis, el siglo XX va a asistir al diseño definitivo del cepillo de dientes:

  • – En 1844 Dr. Meyer Rhein patenta un cepillo de dientes de tres filas con grandes mechones de cerdas dentadas
  • – En 1938 la Compañía DuPont comercializa el primer cepillo con cerdas de nylon remplazando el pelo de animal.
  • – En 1939 en Suiza crean la primera versión del cepillo eléctrico que no tendrá éxito hasta la versión de 1960 del Broxo Electric Toothbrush

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído