APRENDE A ESCUCHARTE

¿Puedo tener una relación de pareja con alguien a quien no admiro?

¿Es necesario admirar a alguien para quererle o enamorarte?

¿Puedo tener una relación de pareja con alguien a quien no admiro?

No tengo ninguna duda: el componente de la admiración es imprescindible para que podamos hablar de amor. La admiración es, desde mi punto de vista y en mi experiencia como psicóloga y terapeuta d pareja, un elemento fundamental tanto para enamorarnos de alguien como para mantener ese amor en el tiempo de una manera sana y apasionada.

Si tuviera que ponerle palabras al amor y escribir el discurso más limpio y puro que puede explicar el amor, sería el siguiente:

Te quiero a ti, te valoro especialmente a ti, porque no necesitando a nadie y pudiendo escoger a cualquier otra persona en el mundo, libremente, no puedo pensar en una mejor opción que tú, porque no se me ocurre nadie más excepcional ni nadie al lado de quien pueda enriquecerme más…

Y este sería el más deseado inicio de una relación de pareja. Pura admiración. ¿Quién no querría escuchar esto de su persona amada? Quien diga que no, miente.

En el inicio de una relación de pareja es precisamente la admiración – junto con la pasión en la que, por cierto, también está presente la admiración a grandes dosis – la que justifica que esa relación se forme y la que marca su punto de partida. Es la admiración la que da sentido a la elección de la pareja pues representa el motivo mismo de la voluntad de acercarse al otro, de ser tenido en cuenta por el otro, de ocupar un papel en su vida, de ser deseada por ese alguien a quien se ha elegido. la admiración es la que justifica la decisión de emparejarse con esa persona en concreto… ¡Y no con  otra! Solo admirando al otro, reconociéndolo como atrayente, sugestivo, apasionante, atractivo, diferente, especial, misterioso y digno de toda nuestra atención, nace el interés que sentimos hacia él.

Después, con el paso del tiempo, una relación de pareja que es sana y resulta gratificante, estimulante y placentera para sus dos protagonistas sigue conllevando una importante dosis de admiración mutua. Si bien la base de una buena relación de pareja se sustenta en gran medida sobre cualidades que también le son propias a la relación de amistad (apoyo, compañerismo, empatía, disponibilidad para el otro, reciprocidad) lo cierto es que la admiración, la pasión, el compromiso y la intimidad (tanto física como emocional), hacen que la relación de pareja sea única e incomparable con respecto al resto de relaciones que mantenemos con los demás.

Es esa combinación de componentes entre los que destaca y sorprende la admiración la que hace que la relación de pareja satisfaga deseos y necesidades que ninguna otra relación es capaz de satisfacer; entre ellas, la autorrealización personal a través de esa singular mirada – no exenta de admiración – que el otro deposita sobre nosotros. Intimidad, pasión, compromiso y admiración convierten a la pareja en esa relación tan única y genuina que alcanza dimensiones de la persona cualitativamente diferentes al resto de relaciones interpersonales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ana Villarrubia

Ana Villarrubia es Psicóloga Sanitaria, directora del centro sanitario 'Aprende a Escucharte', docente en la rama clínica de la psicología, escritora y colaboradora en múltiples medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Experto
Ana VillarrubiaPsicología

Ana Villarrubia Mendiola es Psicóloga Sanitaria, Experta en el tratamiento de trastornos de personalidad, Experta en terapia de pareja, Especialista en Psicoterapia y Psicodrama, docente en diversos másteres de psicología clínica y terapia cognitivo-conductual, y divulgadora en múltiples medios de comunicación, directora del Centro de Psicología ‘Aprende a Escucharte’, en Madrid, y autora del libro ‘Borrón y cuenta nueva: 12 pasos para una vida mejor’.

Lo más leído