APRENDE A ESCUCHARTE

¿Estamos sobreprotegiendo e infantilizando a nuestros hijos?

¿Sabemos encontrar el punto de equilibrio entre proteger a los niños e inculcarles, al mismo tiempo, el sentido de la responsabilidad?

¿Estamos sobreprotegiendo e infantilizando a nuestros hijos?

Mamás y papás que se convierten en taxistas 24/7 para cuadrar las extra escolares y llegar a tiempo a los partidos del fin de semana, mamás y papás convertidos en secretarios de sus hijos y cuyas agendas se organizan al ritmo que marca el grupo de padres de WhatsApp, mamás y papás que ‘vuelven al cole’ décadas después para hacer en casa deberes imposibles… En esta estampa se reconocen muchos padres y precisamente este e, muy probablemente, uno de los orígenes de la sobreprotección que caracteriza la educación que los niños reciben hoy en día.

¿Estamos infantilizando a los niños de hoy en día? ¿Estamos creando entornos excesivamente cómodos en los que los niños se instalan sin saber siquiera lo que es la responsabilidad?

Parece que sí. Nadie duda de la ayuda, el apoyo y la protección que un niño necesita, pero muchas veces cuesta encontrar ese punto de equilibrio que tan necesario es para que nuestros hijos crezcan seguros y protegidos sin dejar a un lado la promoción de su autonomía. La ecuación es casi matemática: cuantas más derechos y obligaciones asuman los padres en relación a la vida de sus hijos, menos responsabilidades habrán de gestionar sus hijos.

Hemos pasado, quizá, de un modelo educativo excesivamente rígido en el que los roles padre-hijo estaban perfectamente bien definidos y cada uno era consciente del margen de actuación acotado en el que podía desenvolverse, a otro excesivamente laxo en el que esos mismos roles se han desdibujado, las necesidades de los menores se han sobredimensionado y las obligaciones de los padres se han multiplicado. La relación padre-hijo sigue hoy una dinámica más desequilibrada que nunca y proliferan los manuales sobre paternidad que defienden un respeto tan escrupuloso por proteger al niño que casi parece que los padres han de replegarse en todo momento ante sus inmaduras, impulsivas e irracionales demandas.

¿Cómo gestionar la relación con los hijos desde el cuidado y el afecto pero preservando la entidad de figura de autoridad?

El problema reside en la dificultad para gestionar la educación de los hijos de acuerdo  a un punto de equilibrio entre ser apoyo y ayuda, por un lado, pero ser a la vez figura de autoridad. Quizá veníamos de un modelo educativo excesivamente rígido pero la solución no es adoptar la vía exactamente opuesta.

La figura de autoridad y disciplina que madre y padre ostentan, lejos de suponer una tiranía, es la que dota al niño de seguridad. Es esa figura la que delimita el marco normativo que el niño necesita para construir sus esquemas sobre el mundo, sabiendo que existen límites infranqueables y que la libertad de uno finaliza allí donde comienza la del de al lado. Ejercer de padre afectuoso, representando un soporte emocional constante y proveyendo al niño de esa aceptación incondicional que tanto necesita, no obsta para que, al mismo tiempo, ese mismo referente le recuerde al niño que sus actos tienen consecuencias y le marque una serie de límites firmes, acordes a los principios educativos que desee promover.

La psicología lo explica a la perfección: los límites, esos que tanto cuesta definir y hacer respetar, representan la vía a través de la cual la familia inculca sus valores a los más pequeños, son la guía que el niño necesita a lo largo de la construcción de su identidad y, en el fondo, será lo que en el futuro más necesiten y más agradezcan.

Autor

Ana Villarrubia

Ana Villarrubia es Psicóloga Sanitaria, directora del centro sanitario 'Aprende a Escucharte', docente en la rama clínica de la psicología, escritora y colaboradora en múltiples medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Experto
Ana VillarrubiaPsicología

Ana Villarrubia Mendiola es Psicóloga Sanitaria, Experta en el tratamiento de trastornos de personalidad, Experta en terapia de pareja, Especialista en Psicoterapia y Psicodrama, docente en diversos másteres de psicología clínica y terapia cognitivo-conductual, y divulgadora en múltiples medios de comunicación, directora del Centro de Psicología ‘Aprende a Escucharte’, en Madrid, y autora del libro ‘Borrón y cuenta nueva: 12 pasos para una vida mejor’.

Lo más leído