EL PRIMER MINUTO

Descubre las 5 claves que harán que este verano disfrutes del sol sin quemarte

Descubre las 5 claves que harán que este verano disfrutes del sol sin quemarte
Quemaduras en la piel por tomar el sol en exceso y sin protector solar. PD

Los días calurosos ya están aquí y nuestra piel tiene memoria, por eso hay que ponerle protección desde el primer minuto.

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) causan quemaduras que, aunque pueden parecer una irritación temporal, pueden causar daños graves si no se actúa a tiempo.

Compartimos contigo toda la información que necesitas para actuar ante las quemaduras del verano.

Tipos de quemaduras

En primer lugar, es importante conocer qué tipos de quemaduras existen y cómo podemos tratarlas.

Las quemaduras pueden ser más o menos importantes en función del tiempo que se haya producido la exposición a los rayos ultravioletas.

¿Cómo saber si tenemos una quemadura grave en nuestra piel?

  • Quemaduras de primer grado: son las más comunes. Se produce enrojecimiento de la piel y el contacto directo produce dolor en la zona. Aparecen tras haber tomado el sol sin crema solar durante un largo periodo de tiempo. Aunque las más comunes, son también las más evitables, ya que se producen ante una falta de cuidado por nuestra parte.
  • Quemaduras de segundo grado: son muy dolorosas y provocan la aparición de ampollas en la zona quemada. Las ampollas surgen como mecanismo de defensa para proteger la piel de infecciones; por tanto, si estás pensando en romperla es importante que sepas que la ampolla te ayuda a cicatrizar más rápido la quemadura y a tener esa zona hidratada.
  • Quemaduras de tercer grado: en estos casos (los más graves) no sentimos dolor porque este tipo de quemaduras destruye los tejidos nerviosos. Es importante tratarla al instante por personal médico.

Los niños y el sol

Si tenéis niños no os sonará raro eso de estar corriendo detrás de ellos para que se echen crema solar, se pongan una gorra o se protejan en la sombra, ¿verdad?

Los niños son los más vulnerables y a la vez, los más expuestos a los rayos ultravioleta, ya que una quemadura solar durante la infancia duplica el riesgo de desarrollar un melanoma en los años posteriores.

Toma nota de las cinco actuaciones básicas para evitar las quemaduras en verano.

Importante para ti, pero imprescindible para los más pequeños.

Cinco acciones que te salvarán de las quemaduras

  1. Lo habrás oído mil veces, pero las horas de más sol hay que evitarlas porque los rayos son más agresivos y no es recomendable para ningún tipo de piel. Entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde busca una buena sombra y olvídate de las quemaduras.
  2. Cuando utilizamos crema de protección solar hay que ser generosos, sobre todo si no cumple el índice de protección que necesitamos. Además, es importante recordar que el índice de protección no está relacionado con el fototipo de piel de cada persona, sino con el tiempo que te permite estar expuesto a los rayos ultravioletas. Cuanta más protección, más tiempo podrás estar al sol. Eso sí, siempre con cabeza.
  3. En verano es muy común que nuestra piel se pele. La solución no es tirar de los pellejos, sino hidratar bien la zona afectada y evitar su exposición al sol. En unos días volverás a tener la piel que tenías antes.
  4. Tenemos que adecuar la ropa a nuestra exposición al sol. Las prendas de lino nos protegen como una crema de factor 10. Las prendas de algodón, por su parte, nos pueden llegar a resguardar de los rayos del sol como lo haría una crema de factor 40. Además, si son de colores oscuros el filtro aumenta; igualmente, si está mojada, el filtro será menor.
  5. Hidratar nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. En primer lugar, la importancia de beber agua, sobre todo cuando suben las temperaturas. Además, tenemos que hidratar la piel con aftersun o productos que calman para después de la exposición solar.

Desmitificando

¿Cuántas veces hemos oído el típico truco para calmar el picor de una quemadura?, o ¿cuántos productos parece ser que son mágicos ante la exposición solar?

Mucho se ha hablado siempre sobre las “mejores” acciones que se pueden llevar a cabo para tener la piel más morena, más hidratada o para evitar el escozor de las quemaduras.

Sin embargo, hay que tener cuidado; no siempre son ciertas. Seguro que habías oído alguna de las que a continuación te nombramos:

  • –       Utilizar pasta de dientes para calmar el dolor de la quemadura. FALSO. Realmente, lo más beneficioso y efectivo para nuestra piel es el agua. Evita pringar tu piel sin resultados eficaces.
  • –       Romper las ampollas que surgen como consecuencia de las quemaduras. FALSO. Como hemos explicado anteriormente, la ampolla es un mecanismo de defensa para nuestra piel que nos permite mantener la hidratación. Acude al médico para evitar problemas a largo plazo.
  • –       Los días nublados no es necesario ponerse crema solar. FALSO. Las nubes, realmente, no actúan como filtro para los rayos ultravioleta. Aunque haya menos sol, nuestra piel se puede quemar igualmente, así que deberás de protegerte de la misma manera que un día soleado.

Es importante que te informes bien antes de exponer tu piel a los rayos ultravioletas.

Las quemaduras pueden pasarte factura, no solo en el momento de su aparición, sino durante los años posteriores.

Recuerda que la piel tiene memoria y que está en tu mano actuar desde el primer minuto.

Autor

ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído