La operación de ginecomastia masculina es una de más demandadas por los hombres

La operación de ginecomastia masculina es una de más demandadas por los hombres
Hombre Pixabay

Todas las personas, sean hombres o mujeres, poseen glándulas mamarias. La única diferencia consiste en que en las mujeres este tipo de glándula se desarrolla para permitir la lactancia durante la maternidad. Sin embargo, debido a diversos factores puede que también se desarrolle en los hombres, aumentándose así el tamaño de sus mamas. Además, puede ir acompañada de un exceso de grasa. La ginecomastia masculina es, por lo tanto, la operación de cirugía estética para retirar el exceso de grasa y la posible glándula mamaria en el pecho masculino.

CAUSAS DEL AUMENTO MAMARIO EN HOMBRES

Los motivos que provocan el aumento de las mamas en hombres son múltiples y dependerán del paciente, aunque, generalmente, se trata de cambios hormonales durante la adolescencia, aunque también se pueden desarrollar en el contexto de la obesidad por otros motivos más o menos comunes, ya sean externos o genéticos. Entre los más habituales para los primeros se encuentran el tratamiento con anabolizantes o esteroides, el sometimiento a quimioterapia o radioterapia, el consumo de drogas, o secundariamente al uso de algunos medicamentos. El déficit o exceso de testosterona, el trastorno de la glándula tiroides, las enfermedades hepáticas o renales crónicas y los tumores son, por otra parte, las causas genéticas más comunes.

CARACTERÍSTICAS DE LA OPERACIÓN

Este tipo de cirugía es, en general, bastante sencilla. La duración de la intervención suele estar en torno a una hora y media recibiendo anestesia local con sedación y sin necesidad de hospitalización del paciente, rondando el proceso de recuperación entre las 3 y las 4 semanas. La intervención consiste en retirar el tejido glandular y extraer la grasa y la piel sobrantes, dependiendo la técnica a utilizar del caso concreto.

Así pues, hay dos tipos de técnicas posibles, la liposucción y la cirugía endoscópica. La liposucción se realiza en el caso de que haya un exceso de grasa, y consiste en hacer una pequeña incisión a través de la cual se rompen las células grasas y retiran por aspiración. El proceso es indoloro y la cicatriz es prácticamente imperceptible. La técnica de la cirugía endoscópica se utiliza, por el contrario, cuando se padece un exceso de glándula mamaria y este tejido sobrante deber de ser retirado. La incisión se realiza en el reborde de la areola, por lo que la cicatriz también será casi imperceptible. Ambas técnicas se pueden complementar siempre que sea necesario.

RESULTADOS Y POSTOPERATORIO

El paciente debe utilizar un chaleco de compresión durante las primeras semanas posteriores a la intervención. La evolución será progresiva, pudiendo retomar la actividad diaria normal a los pocos días.

Los resultados finales pueden tardar hasta tres meses en ser visibles. Éstos dependerán de cuatro factores: una correcta evaluación preoperatoria de los detalles del paciente, una correcta modificación de las estructuras anatómicas durante la operación, una buena compresión de la zona tratada durante el postoperatorio y una adecuada cicatrización de los tejidos intervenidos.

El aumento del tamaño de las mamas en hombres es más habitual de lo que pueda parecer, afectando hasta a un 30% de los hombres. Por eso, son cada día más los que deciden someterse a la ginecomastia masculina, una solución sencilla que está permitiendo perder los complejos de muchos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído