UN ANUNCIO DE LO MAÁS SERIO, QUE PARECE DE COÑA

El masculino arte de rascarse las bolas en público

Primero debemos recalcar que la costumbre masculina de rascarse las bolas se remonta a los tiempos pretéritos más oscuros, cuando el varón no llevaba calzoncillos y ni sabía lo que eran.

Lo que queremos lograr con esta lectura es que al termino de la misma cada individuo posea el conocimiento necesario para rascarse las pelotas de la manera más discreta y anónima posible.

El ideal sería poder acomodarse el paquete ante una multitud sin que nadie se de cuenta y a ser posible, hacerlo sin necesidad de usar la manos.

El «rascamiento» tiene diferentes modalidades y depende mucho de la personalidad y agresividad de cada uno:

  • Acomodamiento «general» a una o dos manos:  depende del equipaje y no es nada discreto, por lo que se debe evitar, aunque es el mas cómodo de todos. Es el más usado por las personas que se encuentran en la casa, ya que ahí pueden hacerlo con toda libertad.
  • El «re-acondicionamiento» del calzoncillo: consiste en un tirón disimulado y rápido. Tienen el inconveniente de que hay que repetirlo con frecuencia y que sólo logra un acomodamiento moderado del paquete, pero es útil para situaciones de emergencia.
  • El «pellizco»: El problema es que conlleva el riesgo de que el pellizco sea demasiado fuerte o fuera de lugar, lo que podría causar un dolor que dura en promedio unos 50 segundos.

Rascándose la pelotas.

Maneras de rascarse discretamente.

  • 1) Situación: Charla normal entre amigos, la pelota derecha empieza a entumirse. Sugerencia: Mantener una conversación donde las manos ocupen un lugar importante (exceso de gestos manuales). Cuando el resto de personas quede hipnotizado por la manera de mover las manos … rápidamente baje su mano derecha y sin pensarlo dos veces aplique un ligero «rascamiento» (cualquier tipo citado antes).
  • 2) Situación: Charla normal entre amigos, cualquiera de las pelotas sufre de picazón crónica. Sugerencia: Señale rápidamente hacia el frente con la excusa de algún personaje de los Loony-Toons o cualquier animal que se le venga a la mente. Y haga lo mismo que hizo en el ejemplo # 1 , pero esta vez con todo el tiempo que usted necesite o hasta que sus compañeros noten su jugarreta.
  • 3)Situación: Sentado en cualquier lugar con picazón de escroto. Sugerencia: Esta técnica tiene su maña pero si se practica se puede llegar a dominar, primero baje las dos manos hasta su regazo, seguidamente lance una mirada amplia, chequeando que haya la menor cantidad de gente observando. Con su mano derecha «rásquese» mientras que con la izquierda cubre la zona en proceso.
  • 4)Situación: Frente a la clase explicando en la pizarra Sugerencia: Esta es muy sencilla, simplemente de vuelta hacia la pizarra como si fuera a escribir cualquier cosa (puede escribir algo si lo cree necesario), en ese momento hágase del caso que tiene todos los materiales a su disposición y sienta el placer de volver a sentirse sin picazón.

NOTA.- bromas aparte, el vídeo que acompaña esta nota es un fragmento de la imaginativa campaña de publicidad diseñada por los colombianos de RASCATEST, en la que se promueve que todos los hombres se rasquen las bolas por su salud.

La tesis es que 99 de cada 100 hombres se curan completamente si logran detectar el cáncer testicular a tiempo. La cifra es aún mayor si se cuentan los hombres que se rascan los testículos y no aprovechan para realizarse un autoexamen testicular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído