Causas comunes del lumbago y cómo prevenirlo

Causas comunes del lumbago y cómo prevenirlo

El lumbago es un problema que afecta a un alto porcentaje de la población, incluyendo adultos y jóvenes de todas las edades, de manera que debemos aprender más sobre él, actuando de esta forma tanto en su alivio como en el conocimiento de las causas y soluciones que nos van a ayudar a disfrutar de una mejor calidad de vida a partir de ahora.

Causas comunes del lumbago

Decíamos que el lumbago es un problema que está presente con mucha frecuencia en el día a día de gran cantidad de personas, de manera que debemos empezar estudiando cuáles son las causas comunes por las que se produce.

  • Acostumbrarnos a malas posturas, muy especialmente al estar sentados en el escritorio.
  • Desgarros en músculos o ligamentos de la espalda.
  • Dormir en colchones de mala calidad o deformados.
  • Estrechamiento del conducto raquídeo (Estenosis).
  • Problemas de curvatura como la escoliosis o la cifosis.
  • Existencia de osteoporosis que ha acabado derivando en una excesiva compresión.
  • Fracturas producidas en la zona de la columna.
  • Hábitos poco saludables a la hora de trabajar, levantar pesos, etc. que nos llevan a forzar la columna.
  • Presencia de hernias de disco.
  • Problemas como dismetría y otros que pueden llevar a una mala postura continua.
  • Tensión excesiva en los músculos de la zona que dan lugar a sobrecargas.
  • La ciática también puede extender el dolor que produce hacia la zona lumbar.
  • Una excesiva tensión en los ligamentos de la espalda.
  • El peso excesivo que fomenta una carga innecesaria en la zona lumbar.
  • También existen algunas condiciones médicas que, con menor frecuencia, pueden derivar en la aparición del lumbago.

Cómo aliviar el lumbago

Cuando hablamos de aliviar el dolor lumbar, debemos analizar en primer lugar las causas por las que se produce.

En el apartado anterior hemos podido ver las principales, de manera que debemos estudiar cuál o cuáles de ellas pueden ser el detonante en nuestro caso en particular.

Esto evidentemente nos va a ser de utilidad para poder reducir la intensidad y actuar contra el problema que lo causa, pero a la vez, también os recomendamos que tengáis en cuenta estos consejos con los que vais a disfrutar de un buen alivio en el momento en el que se produzca.

  • Aplica calor en la zona afectada: una buena forma de aliviar el lumbago cuando se produce es aplicando calor en el área.
  • Reduce el tiempo que permaneces de pie: si tienes que pasar jornadas largas de pie, intenta reducirlas y también disminuirá el dolor.
  • Duerme en posición fetal: si te duele la espalda, la posición fetal te ayuda a reducir la intensidad.
  • Haz un poco de ejercicio para la espalda: estira un poco la espalda para reducir la presión y tensión de músculos y ligamentos.
  • Mejora tu postura en tu día a día: corrige la postura y lograrás un alivio muy considerable.
  • Utiliza plantillas para aliviar el dolor lumbar: una de las mejores cosas que podemos hacer para aliviar el dolor lumbar es utilizar unas plantillas específicas para este tipo de dolor, ya que no sólo sirven para aliviar, sino también para corregir la postura y prevenir la lumbalgia.

Consejos para prevenir la lumbalgia

Una vez que ya conocemos las causas principales por las que se suele producir el lumbago, estamos mucho más cerca de poder prevenirlo.

Sin embargo, vamos a hacer un pequeño resumen con algunas de las principales recomendaciones que debemos considerar y que nos ayudarán a evitarlo tanto si ya sufrimos de él en ocasiones, como si directamente queremos disfrutar de una buena salud de cara al futuro desde la prevención.

  • Evita el sobrepeso: el sobrepeso es uno de los mayores enemigos de la salud, y con las lumbares, no iba a ser diferente.
  • Aprende a moverte en el trabajo: adopta hábitos saludables a la hora de cargar peso y de moverte durante tu jornada laboral.
  • Evita estar demasiado tiempo de pie: si estás demasiado tiempo de pie, tienes más posibilidades de fomentar el dolor de lumbares.
  • Dormir en posición fetal: se trata de una posición que nos ayuda a relajar la espalda.
  • Evita los tacones altos: o al menos, no los utilices de forma diaria.
  • Fortalece y haz más flexible tu espalda: con un poco de ejercicio físico, vas a notar una mejora muy sustancial.
  • Mejora tu postura en el escritorio: la mala postura frente al escritorio es una de las principales causas de los dolores de espalda.

Con estas recomendaciones, a partir de ahora debes empezar a introducir los cambios necesarios en tu vida que te van a proporcionar una mayor calidad en tu día a día, evitando dolores y molestias que, si no prevenimos en el presente, con el paso de los años suelen agravarse y dar lugar a otros problemas mayores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído