Cómo resolver situaciones de riesgo con niños y bebés

Cómo resolver situaciones de riesgo con niños y bebés

Los niños pequeños menores de tres años, principalmente, no ven el peligro y cualquier elemento como piezas pequeñas, juguetes o comida, pueden provocar un ahogamiento o asfixia.

Aunque es complicado tener vigilado constantemente a un bebé, para prevenir estas situaciones, hay que evitar dar globos, juguetes o elementos que tengan partes pequeñas que se puedan desprender y no dar alimentos como palomitas, uvas, nueces u otros alimentos pequeños o con formas redondas.

No solo hay que proteger de los peligros y situaciones que pueden causar un accidente, también hay que poner medidas de seguridad al mismo tiempo que enseñarles a comportarse de manera segura.

Por ello, siempre que el bebé esté tosiendo con fuerza o llorando fuertemente, no realizaremos ninguno de los pasos para que expulse el elemento. Actuaremos siempre que tenga incapacidad para llorar, tos débil, sonidos suaves, dificultad para respirar, color azul o pérdida de conocimiento. Ante estas situaciones, pondremos al bebé boca abajo en el antebrazo y sostendremos el pecho del bebé con nuestra mano con la mandíbula sujeta con los dedos de la mano. Entonces, cuando tenga la cabeza apuntando hacia abajo, daremos hasta cinco golpes fuertes y rápidos entre los omóplatos con el talón de la mano que tenemos libre.

Según la Asociación Española de Pediatría, entre los 6 y 12 meses los niños adquieren una mayor movilidad y las lesiones que se producen más frecuentemente son los golpes y caídas.  Por ello, es necesario extremar las precauciones de seguridad en el hogar como proteger esquinas, muebles peligrosos, vallar escaleras, tapar enchufes o medidas de seguridad en cajones.

Otras situaciones de riesgo son los accidentes de tráfico. En estos casos, los niños en los trayectos en automóvil deben usar los sistemas de retención infantil homologados en relación con su peso y talla. Se dividen de la siguiente manera:

  • Grupo 0+. Se utilizará en aquellos casos donde pese de cero a trece kilos, lo que viene a ser hasta el año de vida. El bebé irá sujeto mediante arneses, en el asiento trasero y siempre en sentido contrario a la marcha. Se podría colocar en el asiento del copiloto siempre y cuando no haya asientos posteriores o estén ocupados por otros niños. En estos casos, es obligatorio desconectar el airbag. En el caso de haber un accidente, este se activaría y puede asfixiar al bebé.
  • Grupo 1. Sería hasta 18 kilos y son sillas con arnés hacia delante que se fijan mediante el cinturón del vehículo.
  • Grupos 2 y 3. Irían hasta los 36 kilos. Estos son asientos y cojines elevadores que sirven para que el niño alcance la altura necesaria para usar el cinturón. El cinturón debe pasar por encima de la clavícula y sobre el hombro, siempre sin tocar el cuello. En la parte horizontal, nunca sobre el estómago, siempre por caderas y muslos. En estos casos, irán en los asientos traseros en el sentido de la marcha y anclados con el cinturón de seguridad o anclajes isofix.
Autor

ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones. Ofrecen cursos de formación ágiles y dinámicos impartidos por los expertos médicos más cualificados en esta disciplina. El objetivo primordial de El Primer Minuto es salvar vidas.

Lo más leído